La Autoridad Portuaria de Puerto Rico ha iniciado un proceso de Solicitud de Propuesta (RFP) para la operación, mantenimiento y reparación del dique seco ubicado en el Muelle 15 de Isla Grande, San Juan. El dique seco se construyó inicialmente a principios de los años 40 y lo operaba la Marina de los Estados Unidos. Fue adquirido por la Autoridad Portuaria de Puerto Rico (APR) a finales de los años noventa a un costo de 11 millones de dólares, pero ha permanecido sin utilizar desde 2000. Se estima que el proyecto requerirá hasta 20 millones de dólares en reparaciones, pero podría tener un impacto económico anual de unos 15,9 millones de dólares.

«Estamos anunciando el comienzo del proceso de solicitud de propuestas para el dique seco, para que esta instalación, única en su género en Puerto Rico y el Caribe, pueda volver a funcionar», dijo el director ejecutivo de la APR, Joel A. Pizá Batiz.

La Solicitud de Propuestas no es para una Asociación Público-Privada, dijo Pizá Batiz, pero señaló que el RFP del dique seco busca un operador para establecer un centro de servicio de mantenimiento, reparación y revisión (MRO) para varios tipos de embarcaciones, incluyendo comerciales, yates y mega yates, entre otros.

Pizá Batiz informó de que los Puertos recibirán RFP durante 60 días, hasta el 17 de octubre, tras lo cual la Autoridad los evaluará de octubre a noviembre. El contrato con el licitador ganador deberá formalizarse antes de finales de diciembre de 2020.

El dique seco mide aproximadamente 600 pies de largo, 102 pies de ancho y 26 pies de profundidad, lo que lo posiciona como una instalación única en todo el Caribe para la reparación y mantenimiento de buques de hasta 400 pies de eslora, señaló el director ejecutivo de la APR.

En la actualidad, las empresas locales están obligadas a utilizar las instalaciones del dique seco en Nueva Orleans, las Bahamas o las Islas Vírgenes para reparar o mantener sus buques.

«Sin duda, este dique seco será el complemento perfecto para propiciar el desarrollo de la industria del yate y el servicio de mega yates en Puerto Rico», dijo el secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) Manuel A. Laboy Rivera

Unos 79 megayates visitaron Puerto Rico el año pasado, con un impacto económico de aproximadamente 10,9 mm. Esto representa un aumento de 53 mega yates con respecto al 2018.

«Estamos muy confiados de que con este proceso de solicitud de propuestas podremos finalmente poner en marcha una empresa que pueda hacer funcionar este importante activo, como el dique seco. Sin duda, esto nos permitirá posicionar favorablemente a San Juan como un importante centro de reparación y mantenimiento de buques en toda la región del Caribe», concluyó Pizá Batiz.