El Capitán Yuri Chaplinsky fue juzgado esta semana por su participación en la colisión en la que murieron 25 turistas surcoreanos y dos tripulantes húngaros el 29 de mayo del año pasado.

El Viking Sigyn, de 135 metros, chocó con el barco turístico de dos pisos de 27 metros, el Mermaid, bajo un puente sobre el Danubio en Budapest, Hungría, durante fuertes lluvias, aguas altas y fuertes condiciones de corriente. Todas las víctimas eran del Mermaid que se hundió rápidamente después de la colisión.

Chaplinsky, de 64 años de edad, de Odessa, ha sido acusado de negligencia grave que causó víctimas en masa y de no haber prestado asistencia a las personas que estaban a bordo del Mermaid. Se alega que se distrajo por razones personales antes de la colisión y no ordenó inmediatamente a su tripulación que ayudara después de la colisión.

Fue liberado bajo fianza en junio del año pasado. En ese momento, Reuters informó que su equipo legal había dicho que estaba devastado por lo que pasó, pero negó haber hecho algo malo.

La fiscalía alega que Chaplinsky tuvo varios minutos para tomar medidas para evitar la colisión y que la visibilidad era de más de un kilómetro. Reuters informa que la fiscalía pidió una sentencia de nueve años de prisión si Chaplinsky se declaraba culpable de los cargos, pero Chaplinsky dijo que quería que el asunto fuera a juicio.

Se informa que el capitán del Viking Idun, barco gemelo del Viking Sigyn, es sospechoso de no haber prestado asistencia aunque llegó poco después de la colisión.

Se ha planteado la preocupación de que el gobierno ignoró las advertencias sobre el número de embarcaciones que operan en el río, especialmente por la noche cuando los turistas disfrutan del espectáculo de las luces de la ciudad de Budapest.