BUENOS AIRES, 21 sep (Reuters) – El Gobierno de Argentina ha acordado formalmente un acuerdo de 90 días con la empresa belga Jan de Nul para mantener el dragado del río Paraná, una vía clave para los cereales, según una resolución publicada el martes en el Boletín Oficial.

La resolución también incluye el lanzamiento de una licitación para el mantenimiento a largo plazo de la vía fluvial, por la que se transporta alrededor del 80% de las exportaciones agrícolas del país sudamericano, incluyendo la soja, el maíz y el trigo.

Reuters informó del acuerdo a corto plazo a principios de este mes, citando una fuente gubernamental.

El dragado del Paraná, en cuestión desde que el gobierno de centro-izquierda anunció planes para que el Estado tomara un papel más activo en la vía fluvial, es clave para que los enormes buques portacontenedores puedan navegar desde las regiones agrícolas del interior hasta el océano.

Argentina es el primer exportador mundial de soja procesada, el segundo de maíz y un gran exportador de trigo y cebada. La profundidad del Paraná es una ventaja competitiva para los exportadores del país, ya que permite el acceso de buques más grandes.

A principios de año, la concesión a largo plazo de Jan de Nul para dragar el Paraná expiró. El nuevo acuerdo implica que la filial local de la firma realizará el trabajo hasta que se complete una licitación de 180 días. Posteriormente se ofrecerá una licitación más larga.

Según la resolución, los trabajos son urgentes para «garantizar la continuidad de las condiciones de funcionamiento» de la vía fluvial, especialmente teniendo en cuenta el bajísimo nivel del río Paraná debido a una histórica sequía aguas arriba en el sur de Brasil.

El Paraná se encuentra en su nivel más bajo en Argentina en casi 77 años, lo que ha generado dificultades logísticas para el enorme comercio agroexportador del país y ha perjudicado a las comunidades que viven en las orillas del río.