Las autoridades iraníes han dicho que los 23 tripulantes del Stena Impero detenidos en el puerto de Bandar Abbas desde el viernes están bien. El barco de bandera británica propiedad de Stena Bulk fue incautado por las fuerzas especiales iraníes mientras transitaba por aguas internacionales en el Estrecho de Hormuz, probablemente en represalia por Gibraltar, un territorio soberano británico, que detuvo a un VLCC iraní a principios de este mes.

El presidente de Stena Bulk, Erik Hanell, dijo ayer que se había hecho una petición formal de permiso para visitar a los 23 tripulantes a las autoridades del puerto de Bandar Abbas. La compañía aún no ha recibido una respuesta formal del puerto.

Con 18 de los 23 tripulantes, incluido el capitán, inscritos como nacionales indios, Nueva Delhi también ha pedido a Teherán que libere a la tripulación.

Puede consultar las imagenes en el siguiente Tweet de @EnglishFars

El gobierno del Reino Unido ha dicho a todos los barcos británicos que eviten transitar el Estrecho de Hormuz por un período indefinido. Un día antes de dimitir, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, se dispuso a celebrar una reunión de emergencia del Gabinete en Londres para discutir cómo responder a la incautación del petrolero.

Otros buques británicos en la zona han recurrido a apagar su AIS durante el tránsito en los últimos días.

Muchos armadores están discutiendo la posibilidad de abandonar el registro de buques del Reino Unido, un pabellón que ya ha sido duramente afectado en los últimos meses con un éxodo significativo antes de Brexit.

Además del Grace 1 en Gibraltar, ha habido otros dos petroleros iraníes capturados en los últimos meses. Uno de ellos, el VLCC Happiness I, que se había quedado atascado en Jeddah después de sufrir un fallo en el motor en abril, salió a la venta el sábado.