Los seis contratistas que se enfermaron mientras estaban a bordo del FPSO transportado por Boka Vanguard, uno de ellos con un resultado fatal, consumieron un líquido de limpieza encontrado a bordo del FPSO, dijo Boskalis en un comunicado.

Según se informó, el líquido es una sustancia habitualmente utilizada para desengrasar, presumiblemente conteniendo una mezcla de etanol y el severamente tóxico metanol.

«Las personas afectadas informaron de esto a nuestra tripulación aproximadamente 36 horas después de su consumo, momento en el que se empezaron a observar graves signos de enfermedad», dijo Boskalis en un comunicado.

Este incidente fue reportado mientras el buque navegaba por el Océano Índico, aproximadamente a 276 kilómetros al este de la ciudad portuaria de Durban en su camino desde Qindao en China a Río de Janeiro en Brasil.

Lamentablemente, para uno de los hombres, era demasiado tarde, ya que falleció antes de que la asistencia médica pudiera llegar al lugar. Las cinco personas restantes fueron evacuadas con éxito, hospitalizadas en Durban, Sudáfrica, y se están recuperando de la intoxicación.

«Boskalis quiere subrayar que tiene una estricta política de tolerancia cero con respecto al alcohol en sus buques de alta mar».

El buque de carga pesada Vanguard cambió de rumbo hacia la costa de Sudáfrica para reunirse con el personal médico del Instituto Nacional de Rescate Marítimo (NSRI) de Durban, ya que los seis hombres se enfermaron durante el fin de semana. Se desconoce la causa de la enfermedad.

Los seis individuos son todos de nacionalidad brasileña y se dedicaron a trabajos de preservación a bordo del FPSO que se entregará a Petrobras.

Los trabajos son parte de las actividades previas a la entrega por parte del astillero antes de que el FPSO sea entregado al operador en Brasil a finales de este mes.

Boskalis dijo que el FPSO y Vanguard han reanudado recientemente su viaje a Brasil.