Ocho marinos fueron secuestrados del buque portacontenedores Tommi Ritscher, que fue abordado por piratas el 19 de abril frente al puerto de Cotonú (Benin).

El buque de carga de pabellón portugués fue abordado por un número desconocido de piratas el 19 de abril y 11 tripulantes lograron entrar en la ciudadela, mientras que se cree que otros ocho fueron retenidos por los delincuentes.

Según Dryad Global, el 20 de abril el buque fue abordado por las Fuerzas Especiales de Nigeria.

«Se ha informado de que se trata de un abordaje sin resistencia que ha permitido rescatar a 11 personas de la ciudadela. En particular, no se ha mencionado a los perpetradores o a los 8 tripulantes que no están dentro de la ciudadela. Se cree que el capitán búlgaro está entre los que ahora se supone que están secuestrados», dijo Dryad en una alerta de incidente.

Aunque inicialmente se informó de que los piratas habían quedado varados en el buque, esta versión de los hechos se está cuestionando.

«Se consideraría un grave fallo operacional si los autores pudieran escapar dada la importante presencia militar en las proximidades del buque y, por lo tanto, se evalúa como una posibilidad realista que las comunicaciones desde el interior de la ciudadela fueran incorrectas y que los autores pudieran escapar en una fase temprana del ataque con ocho miembros de la tripulación», dijo Dryad.

Se considera muy probable que los piratas sean originarios del delta de Nigeria. Benin ha dejado de colocar guardias armados en los buques fondeados debido a la pandemia del COVID-19.

El portacontenedor construido en 2014 es administrado por Transeste Schiffahrt en Alemania, y es propiedad de Woollerton Shipping, según la base de datos de Equasis.