«La pérdida de este buque era completamente evitable», dijo el vicejefe de operaciones navales, el almirante Bill Lescher, haciendo hincapié en el compromiso de la Armada de realizar los cambios urgentes y necesarios para corregir las deficiencias y las causas fundamentales relacionadas. «Y la Armada está ejecutando un proceso deliberativo que incluye la adopción de medidas de responsabilidad apropiadas con respecto al personal asignado al Bonhomme Richard y a los mandos en tierra destinados a apoyar al buque mientras está amarrado en la Base Naval de San Diego».


WASHINGTON, 20 de octubre (Reuters) – Una investigación de la Marina de Estados Unidos publicada el miércoles determinó que un incendio a bordo de un buque de guerra el año pasado, que fue causado por un incendio provocado, era evitable y que una serie de fallos posteriores a su inicio condujeron a la destrucción del barco.

Más de 60 personas, entre ellas unos 40 marineros, fueron atendidas por heridas leves durante varios días de lucha contra las llamas en el buque de asalto anfibio Bonhomme, de 844 pies de eslora (257 metros), que estaba atracado para su mantenimiento en su puerto base, la Base Naval de San Diego.

Un marinero de la Marina estadounidense fue acusado a principios de este año de iniciar un incendio que acabó destruyendo el barco.

Pero una investigación descubrió que, tras iniciarse el incendio, los responsables de una serie de fallos fueron los mandos de la Marina y los marineros a bordo del buque.

«Aunque el incendio se inició por un acto provocado, el buque se perdió por la incapacidad de extinguir el fuego», decía el informe de la investigación.

El informe decía que la tripulación del barco carecía de conocimientos básicos de extinción de incendios, que había una supervisión ineficaz por parte de los mandos y que el barco no contaba con una capacidad de detección de calor adecuada.

La mañana del incendio, según el informe, el 87% de los puestos de bomberos del buque estaban en «estado de mantenimiento de equipos inactivos».

«La pérdida de este barco era completamente evitable», dijo el almirante William Lescher, vicejefe de operaciones navales.

El informe recomendó que se considerara a 36 personas para que se les aplicara algún tipo de medida disciplinaria.