El operador de cruceros de expedición de Noruega, Hurtigruten, fue victima de un ciberataque el 14 de diciembre de 2020.

«Varios sistemas clave están actualmente caídos», dijo la compañía en un comunicado en la Bolsa de Oslo el lunes.

Hurtigruten añadió que coopera con las autoridades noruegas pertinentes y sus socios para obtener una visión general de la situación y limitar la propagación y los daños del ataque.

«No esperamos un efecto financiero material del ciberataque».

A partir del 15 de diciembre, el sitio web de Hurtigruten sigue caído.

El último ciberataque sólo profundizó los problemas de Hurtigruten ya que el coronavirus ha estado afectando negativamente las actividades de la empresa. En la primavera de este año, el operador de cruceros suspendió todas las operaciones en la costa noruega e introdujo varias medidas específicas para limitar la propagación de la pandemia, incluyendo despidos masivos.

En agosto, la empresa suspendió temporalmente los viajes de expedición de todos sus buques después de que varios de sus tripulantes y varios invitados dieron positivo en la prueba de COVID-19 a bordo del buque MS Roald Amundsen.

Debido al aumento de casos de COVID-19 en toda Europa y en América del Sur y del Norte este otoño, Hurtigruten suspendió todas las operaciones de la expedición hasta finales de diciembre de 2020. También canceló lo que quedaba de la temporada 20/21 de la Antártida, desde enero y durante todo el primer trimestre de 2021.

Con la restricción de los viajes al mínimo, Hurtigruten decidió en septiembre tener sólo dos buques en operación en la costa noruega. Sin embargo, a principios de diciembre, la empresa firmó un acuerdo con las autoridades noruegas para aumentar la capacidad a cinco buques.