El grupo noruego Havyard y PowerCell Suecia se han unido para desarrollar el diseño y las especificaciones técnicas de un sistema de pila de combustible de emisiones cero.

Las partes firmaron un contrato de desarrollo de un año para un sistema de cero emisiones totalmente clasificable y conforme a los requisitos de seguridad marítima de la OMI, que se basará en varios módulos marinizados del sistema de celdas de combustible de 200 kW conectados en paralelo con una potencia total de 3,2 megavatios.

Según Havyard y PowerCell, el sistema podría instalarse a bordo de un buque que dará servicio a la nueva ruta de la compañía naviera Havila Kystruten de Bergen a Kirkenes, donde se introducirán normas de emisión cada vez más estrictas en los próximos años.

Havila Kystruten está construyendo cuatro nuevos buques que estarán equipados con soluciones de cero emisiones. El primero de los cuatro buques entrará en funcionamiento en 2021.

«Las pilas de combustible proporcionan una solución óptima para este tipo de aplicaciones marítimas y son perfectas para su uso en combinación con soluciones de baterías», dijo Per Wassén, CEO de PowerCell.

«Estas naves tienen el espacio disponible para el almacenamiento de hidrógeno y pueden ser reabastecidas fácilmente durante una de sus muchas paradas. Al entrar en los fiordos, pueden operar totalmente eléctricos durante mucho tiempo sin más emisiones que el agua».

El intenso tráfico de entrada y salida de los fiordos noruegos ha dado lugar a un enorme aumento de las emisiones locales y, en ocasiones, se ha informado de que los niveles de emisión superan los de grandes ciudades como Londres y Barcelona. Varios de los fiordos noruegos han sido reconocidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, como sitios del patrimonio mundial, un reconocimiento que corren el riesgo de perder debido a los altos niveles de emisiones.

Para contrarrestar esta situación, Noruega ha introducido normas de emisión cada vez más estrictas para los buques que operan en los fiordos, y para 2026 sólo se permitirá la entrada a los buques con soluciones de emisión cero.