La introducción del tope de azufre IMO2020 a partir del 1 de enero de 2020 marca un hito para que el sector marítimo reduzca la contaminación marina y sea más sostenible.

Hapag-Lloyd ha tomado varias medidas para cumplir plenamente con las nuevas regulaciones. La adaptación a IMO2020 conlleva unos costes significativamente más elevados para toda la industria. Para mitigar la volatilidad del precio del combustible y los gastos operativos de transición, Hapag-Lloyd introducirá un Cargo de Transición (ITC) IMO2020 para contratos a corto plazo a partir del 1 de diciembre de 2019.

«El cambio de los combustibles de alto contenido en azufre al nuevo combustible de bajo contenido en azufre dará lugar inevitablemente a un aumento de los precios de los combustibles a corto plazo. También se espera que aumente la volatilidad, especialmente durante el período de transición. Dadas estas circunstancias, implementaremos el ITC para hacer frente a los costos adicionales, así como para tener un método sostenible y transparente de fijación de precios de nuestros servicios para nuestros clientes», explica Rolf Habben Jansen, Director Ejecutivo de Hapag-Lloyd.

El ITC se aplica a todo tipo de carga y a los negocios de carga y entrega inmediata con una validez de hasta 3 meses. Las empresas licitadoras no se verán afectadas por la ITC.