Hapag-Lloyd está abriendo un nuevo camino en el financiamiento de la industria marítima al concluir dos transacciones, y de manera debutante, de acuerdo con los Principios de Préstamo Verde de la Asociación de Mercado de Préstamos (LMA, por sus siglas en inglés). Esto también ha sido verificado por un experto independiente en forma de una opinión secundaria por parte de DNV GL. Ambas transacciones están asociadas al financiamiento de seis buques portacontenedores ultra grandes (ULCS) de 23.500 TEUs, ordenados en diciembre de 2020.

El préstamo verde sindicado por un monto de de US$417 millones tiene un vencimiento de 12 años y se utilizará para financiar tres de los seis portacontenedores encargados. La línea de crédito está respaldada por la Korea Trade Insurance Corporation (K-SURE), y el sindicato está formado por 11 bancos. KfW IPEX-Bank y BNP Paribas se han encargado de estructurar y coordinar la operación.

El financiamiento del leasing de los tres nuevos buques restantes asciende a US$472 millones, tiene un vencimiento de 17 años más la financiación de la fase de construcción y ha sido estructurada por el Industrial and Commercial Bank of China Leasing (ICBC Leasing).

«Nuestros primeros financiamientos ecológicos son un hito importante para nosotros, ya que estamos abriendo nuevos caminos en el segmento del transporte marítimo de contenedores al financiar proyectos de nueva construcción orientados a la sostenibilidad. Las transacciones nos ayudarán a modernizar nuestra flota y, al mismo tiempo, a reducir aún más nuestra huella de CO2», dijo Mark Frese, director financiero de Hapag-Lloyd.

Los buques

Gracias a sus motores de alta presión y doble combustible, extremadamente eficientes, los nuevos buques podrán reducir las emisiones de CO2 entre un 15 y un 25 por ciento aproximadamente. Esto significa que, además de los requisitos de los Principios de Préstamo Verde de la LMA, los buques también satisfarán los criterios de selección técnica de la Taxonomía de la UE para el transporte marítimo y costero de bienes. Los buques de última generación se están construyendo en Corea del Sur y su entrega está prevista para 2023.