La naviera alemana de contenedores Hapag-Lloyd casi duplicó sus beneficios netos en la primera mitad de 2020 y mantuvo intactas sus perspectivas para todo el año, pero advirtió que la crisis del coronavirus conlleva riesgos indiscernibles para sus operaciones.

«No hemos dejado atrás la pandemia. Comparado con una situación normal, el comportamiento de las reservas de los clientes es volátil», dijo a Reuters el director ejecutivo Rolf Habben Jansen.

Los volúmenes de transporte de Hapag-Lloyd, el número cinco de la industria en el mundo, bajaron 3.5% interanualmente a 5.8 millones de unidades equivalentes a 20 pies (TEU).

Habben Jansen dijo que esos volúmenes se estaban recuperando pero que era poco probable que alcanzaran su nivel del 2019 este año ya que las economías mundiales se han contraído en medio de los cierres.

El beneficio neto entre enero y junio se disparó en un 95% a 285 millones de euros (336,78 millones de dólares) frente a 146 millones de euros en el mismo período de 2019.

Habben Jansen atribuyó en parte la mejora a la disciplina de la capacidad, así como a la reducción de los costos de combustible para el transporte marítimo en el segundo trimestre.

Dijo que los costos de combustible se mantuvieron en ese bajo nivel. Aumentaron un 4% respecto al año en el primer semestre debido a las nuevas regulaciones ambientales de combustible que entraron en vigor en todo el mundo el 1 de enero.

La compañía ajustó la capacidad debido a la menor demanda y tomó medidas adicionales de reducción de costos como parte de su programa de salvaguardia del rendimiento, dijo.

Las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) en el año completo deben estar entre 1,7-2,2 mil millones de euros y las ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT) entre 0,5-1,0 mil millones, reiteró.

El EBIT del primer semestre se situó en 511 millones de euros, superando los 389 millones del año anterior, mientras que el EBITDA se situó en 1.170 millones de euros, frente a los 956 millones de euros del período comparable de 2019.

Los analistas piensan que el transporte marítimo de contenedores podría beneficiarse de la reanudación de más actividades comerciales en China y de una recuperación provisional.