Sobre la base de un rendimiento comercial mejor de lo previsto en el actual cuarto trimestre, Hapag-Lloyd aumentó la previsión de ganancias del Grupo. Así, para el año fiscal 2020, se esperan ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) de 2.600 a 2.700 millones de euros (anteriormente: 2.400 a 2.600 millones de euros) y ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT) de 1.250 a 1.350 millones de euros (anteriormente: 1.100 a 1.300 millones de euros). La nueva perspectiva para el EBIT incluye deterioros por un valor aproximado de 100 millones de euros, que surgen en particular en relación con una optimización prevista del portafolio de buques. Estas medidas no se tuvieron en cuenta en la anterior previsión de ganancias.

«En el cuarto trimestre, también, la demanda del mercado de capacidades de contenedores ha seguido siendo sorprendentemente fuerte y hoy estamos desplegando todos los buques disponibles. Además, vamos por buen camino con el ahorro de costes de nuestro Programa de Salvaguarda del Rendimiento. Dadas estas circunstancias, los resultados del actual ejercicio económico superarán nuestras previsiones anteriores. A la luz de la pandemia global, continuaremos vigilando de cerca la seguridad y bienestar de nuestros empleados, así como las cadenas de suministro de nuestros clientes, pero la continua implementación de nuestra Estrategia 2023 también seguirá siendo una parte integral de nuestra agenda», dijo Rolf Habben Jansen, CEO de Hapag-Lloyd.