La compañía naviera alemana Hapag-Lloyd ha confiado en la robotización para pintar algunos de sus buques: el armador está utilizando robots para pintar nueve portacontenedores en Hamburgo, Marsella y Singapur.

El nuevo sistema de pintura fue desarrollado por el fabricante austriaco de grúas y sistemas de elevación Palfinger, por medio de varias unidades automáticas que se mueven a lo largo del casco del buque. Su trabajo consiste en eliminar las capas de pintura viejas con agua a presión y luego aplicar una nueva pintura. Con este sistema es posible pintar hasta el 77% de los aproximadamente 9.300 m² de superficie de cada barco.

Cada robot puede cubrir entre 600 y 800 m² por hora, por lo que sólo se necesitan unas pocas horas para completar la aplicación de una capa completa de pintura. Para complementar el trabajo de los robots, los profesionales de los astilleros se encargan de pintar a mano el bulbos, la parte inferior de las quillas y las aberturas de las hélices, entre otras partes.

El innovador sistema de pintura es respetuoso con el medio ambiente
Según Palfinger, las capas que se aplican con este nuevo sistema robótico son mucho más uniformes y es posible reducir la cantidad de pintura utilizada. Este modo de aplicación garantiza un mayor nivel de calidad y es menos perjudicial para el medio ambiente. Por otro lado, el hecho de que la superficie sea más lisa favorece un menor consumo de combustible, así como una mayor resistencia a las incrustaciones.