Corea del Sur ha anunciado planes para reforzar su régimen de inspección de baterías, neumáticos y residuos plásticos importados de Japón, una medida que se considera parte de su guerra comercial en curso con Japón.

El Ministerio de Medio Ambiente dijo que se centrará en las pruebas de metales pesados y radiactivos en los residuos importados de Japón para su reciclaje.

Esta medida es consecuencia de la decisión de reforzar la inspección de las importaciones de ceniza de carbón japonesa. Corea del Sur ya ha anunciado planes para eliminar a Japón de su lista blanca de socios comerciales de confianza.

Este conflicto es el resultado de las expectativas de Corea del Sur de recibir una compensación por el trabajo forzado y la esclavitud sexual por parte de Japón antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Después que un tribunal local dictaminó el mes pasado que las empresas japonesas deberían compensar el trabajo forzado en tiempos de guerra.

A principios de este mes, Japón rebajó su relación comercial con Corea del Sur al eliminarla de una lista de países para los cuales las exportaciones de productos industriales y de alta tecnología se realizan por la vía rápida.

Las nuevas restricciones japonesas entrarán en vigor el 28 de agosto, y siguen a las medidas adoptadas el mes pasado por Japón para reforzar los controles sobre las exportaciones de productos químicos utilizados para fabricar semiconductores y pantallas digitales.

Japón afirmó que estos artículos, importantes para la economía de Corea del Sur, planteaban problemas de seguridad nacional.

Por otro lado, Corea del Sur está considerando retirarse de un acuerdo de intercambio de inteligencia firmado en 2016 para apoyar las bases militares de Estados Unidos que ambas naciones albergan.

Dicho acuerdo ha sido renovado automáticamente cada año, pero podría ser terminado por cualquiera de los dos países antes de la fecha límite de este año, el 24 de agosto.

La guerra comercial tiene lugar en el contexto de un mercado de exportación lento para Corea del Sur. Un informe del ministerio de finanzas dijo que la economía coreana se enfrenta a crecientes riesgos de recesión debido a la desaceleración de la economía mundial, la menor demanda de chips y el aumento de las tensiones comerciales, informa el servicio de noticias Yonhap.

Sin embargo, el ministerio de comercio de Corea del Sur dijo el viernes que planea asegurar nuevos acuerdos de libre comercio este año con Indonesia, Malasia y Filipinas.

Corea del Sur también está negociando con Israel, una medida que se considera que está reduciendo la dependencia tecnológica de la nación con respecto a Japón porque Israel es fuerte en las industrias de telecomunicaciones y aviación.