El Comité Griego de Cooperación Marítima (GSCC), con sede en Londres, ha denunciado que los armadores del mundo no están recibiendo el apoyo necesario para las nuevas regulaciones ambientales.

Dicen que los armadores han sido abandonados principalmente a su suerte cuando se trata de problemas que enfrentan para cumplir con el limite de azufre de la OMI 2020, la reducción de las emisiones de GEI y la construcción de buques rentables.

El presidente del GSCC, Haralambos J. Falalios, en su introducción al informe anual del GSCC para el periodo 2019 – 2020, dijo que si bien inicialmente pudo haber algunos cuellos de botella en relación con el suministro de combustible para buques que cumpliera con los requisitos, «esto se ha calmado y ahora la mayoría de los puertos tienen cantidades suficientes de combustibles de bajo contenido de azufre para cumplir con los requisitos de la flota».

Sin embargo, Fafalios dijo que «los problemas técnicos se han multiplicado ya que la composición de este nuevo combustible no es la misma en todo el mundo» y los sistemas de purificación de una nave «así como los propios motores principales están sufriendo mucho más mantenimiento y una cantidad considerable de daños».

«Estos daños en los motores principales han comprometido la seguridad de la nave. La OMI debe ser consciente de esto. Debemos llegar al punto de tener una composición común a este combustible», dijo Fafalios.

Dijo que los objetivos de reducción de GEI para el 2050, «es un proyecto que requiere una enorme cantidad de trabajo, investigación y experimentación.

«Algunos legisladores que no son de la OMI parecen querer progresar de una manera indecorosa y apresurada, a menudo basada en una solución a medias», dijo Fafalios.

Continuó: «La propia industria naviera, con poca o ninguna ayuda de los proveedores de tecnología como los fabricantes de motores, los constructores navales y los proveedores de energía está tratando valientemente de presentar soluciones viables a corto, medio y largo plazo». Dijo: «Hay que destacar que esto debe llevarse a cabo a través de la OMI solamente y no a través de otras instituciones menos experimentadas».