General Electric (GE) está aprovechando los conocimientos y la experiencia de sus negocios de aviación y sanidad para avanzar en su tecnología de turbinas eólicas. La empresa está investigando el diseño y la fabricación de palas de turbinas eólicas impresas en 3D y desarrollando un generador superconductor de baja temperatura (LTS) de alta eficiencia.

GE Research, GE Renewable Energy y LM Wind Power (propiedad de GE Renewable Energy) han sido seleccionadas recientemente por el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE) para investigar las palas de aerogeneradores impresas en 3D, con el equipo de GE aprovechando su experiencia en materiales y compuestos en la industria de la aviación.

Las unidades de negocio de GE colaborarán con el Laboratorio Nacional de Oakridge y el Laboratorio Nacional de Energías Renovables en este proyecto de 25 meses de duración y 6,7 millones de dólares para desarrollar y demostrar un proceso integrado de fabricación aditiva para nuevos diseños de palas de alto rendimiento. El proyecto, que se centrará en la piel termoplástica de bajo coste unida a un refuerzo impreso, entregará una punta de pala de tamaño completo lista para ser probada estructuralmente, así como tres puntas de pala que se instalarán en un aerogenerador.

«Fuimos los primeros en introducir palas de ventilador ligeras de material compuesto en nuestros motores a reacción hace más de dos décadas. Hoy, con nuestros socios comerciales y los principales laboratorios nacionales, estamos aportando esa experiencia y más para ofrecer una pala eólica más avanzada que lleve la energía eólica al siguiente nivel de coste y rendimiento», dijo Todd Anderson, investigador principal de GE Research.

A mediados de enero, el Laboratorio de Investigación de GE recibió 20,3 millones de dólares adicionales del DOE para construir y probar un prototipo de generador superconductor de baja temperatura (LTS) ultraligero y de alta eficiencia, aprovechando las innovaciones del negocio MRI de GE.

El generador se adaptará a la energía eólica marina y será escalable más allá de los 12 MW.

El objetivo de este proyecto es desarrollar un generador más potente para las turbinas eólicas marinas, minimizando al mismo tiempo el tamaño y el peso del diseño del generador. Además, el uso de imanes superconductores también eliminaría la necesidad de materiales de tierras raras, ingredientes esenciales en los imanes permanentes que se utilizan actualmente en las turbinas eólicas marinas.

«En el caso de la resonancia magnética, hemos trabajado durante muchas décadas para aumentar el campo magnético de los imanes superconductores para ofrecer una mejor calidad de imagen. En el caso de la energía eólica, buscamos reforzar el campo magnético del imán para fabricar generadores que proporcionen más energía eólica con mayor eficiencia. Y en ambas aplicaciones, el objetivo es posibilitar estas mejoras minimizando su tamaño y peso», afirma David Torrey, ingeniero principal y jefe de proyecto del generador superconductor.

Para el proyecto del generador LTS, GE recibió por primera vez una subvención del DOE en 2019, junto con otros tres proyectos que desarrollan tecnologías de transmisión de próxima generación.