La compañía de seguros marítimos Gard ha instado a la gente de mar a actuar con cautela al operar en la región nororiental de Brasil, cuyas costas han sido contaminadas por una sustancia aceitosa en forma de terrones de alquitrán.

La empresa dijo que para el 10 de octubre se habían recogido más de 130 toneladas de desechos de petróleo en las numerosas playas afectadas, y señaló que el organismo ambiental brasileño IBAMA informó de al menos 120 localidades en 77 municipios de los nueve estados del noreste que están afectados por el derrame de petróleo.

Si bien aún se desconoce la fuente del derrame de petróleo, la agencia ambiental brasileña IBAMA declaró que la sustancia es «petróleo crudo» de un tipo que no se produce en Brasil.

Por lo tanto, una hipótesis es que el petróleo se derramó de un buque que pasaba cerca de la costa brasileña. Según se informa, la Armada brasileña se acercará a aproximadamente 140 buques petroleros identificados como que han navegado a lo largo de la costa brasileña durante los últimos meses y les exigirá que presenten pruebas de que no están involucrados.

Gard advirtió que, mientras no se identifique la fuente del derrame de petróleo, un buque contaminado por petróleo que flota en el agua no podrá reclamar a una «parte responsable» los costes de limpieza y los retrasos.