El grupo italiano de construcción naval Fincantieri ha revelado sus planes de gestionar un nuevo e importante astillero en el estado mexicano de Yucatán capaz de dar servicio a algunos de los mayores cruceros, buques de carga y buques de petróleo y gas del mundo.

Fincantieri firmó esta semana una carta de intención relacionada con el proyecto con el Gobierno de Yucatán ofreciendo a Fincantieri una concesión de 40 años para la gestión exclusiva de un nuevo astillero de reparación, conversión y mantenimiento de buques en el Puerto de Progreso, el principal puerto del estado situado a unos 35 km de la capital, Mérida. Fincantieri también participará en el diseño y la construcción del sitio.

La compañía dijo que los planes son tener dos diques secos de mampostería, que se dice que son «los más grandes de América», los cuales podrán albergar barcos de hasta 400 metros de longitud, «particularmente cruceros, grandes cargas y buques de petróleo y gas, que necesitan operaciones complejas», dijo Fincantieri en un comunicado de prensa. El astillero también contará con una plataforma de elevación para unidades de hasta 150 metros de longitud, unos 1.000 metros de muelles, grúas, talleres, equipos especiales, oficinas y almacenes, dijo.

La construcción está programada para comenzar en la primera mitad del 2021 y se completará para el 2027 «después de varios pasos», dijo la compañía.

Se espera que el gobierno administre directamente los trabajos iniciales a través de una empresa de propósito especial que se encargará del dragado y la construcción de la infraestructura. «Fincantieri proporcionará asesoramiento desde el principio, para llevar a cabo la etapa posterior, implicando también a otros socios, construyendo las instalaciones avanzadas, en particular talleres y equipos de elevación, e instalando los equipos y finalmente iniciando las actividades», dijo la empresa.

México exporta cerca de 400.000 millones de dólares de bienes cada año, importando alrededor de 350.000 millones de dólares. Un volumen considerable de esta importación/exportación se realiza a través de envíos por mar. Sin olvidar el importante tráfico de cruceros a lo largo de las costas de Estados Unidos, en el Caribe y en el Golfo de México, donde se encuentran los renombrados asentamientos de la civilización maya.

«El nuevo astillero de Progreso estará estratégicamente situado para atender a los operadores mercantiles de esta zona, beneficiándose del cercano canal de navegación de Yucatán, una salida natural al Océano Atlántico. El Golfo es también una región con una fuerte concentración de operaciones relacionadas con el petróleo y el gas, con exploración, producción y almacenamiento de petróleo y gas natural en alta mar», dijo Fincantieri.