La empresa petrolera ExxonMobil está reduciendo sus gastos de capital para 2020 en un 30% y disminuyendo los gastos operativos en efectivo en un 15%, en respuesta a los bajos precios de los productos básicos resultantes de la sobreoferta y la debilidad de la demanda de la pandemia.

Se espera que las inversiones de capital para 2020 sean de unos 23.000 millones de dólares, por debajo de los 33.000 millones anunciados anteriormente, dijo la compañía el martes. La disminución del 15 por ciento en los gastos operativos en efectivo se debe a acciones deliberadas para aumentar la eficiencia y reducir los costos.

«Después de una evaluación exhaustiva de los impactos de la pandemia y las condiciones del mercado, hemos trabajado estrechamente con los socios comerciales para planificar y ejecutar ajustes de capital que preserven el valor a largo plazo, maximicen la eficiencia de los costos y nos coloquen en la posición más fuerte cuando mejoren las condiciones del mercado», dijo Darren Woods, presidente y director ejecutivo de Exxon Mobil Corporation.

«Los fundamentos a largo plazo que sustentan los planes de negocios de la empresa no han cambiado: la población y la demanda de energía crecerán, y la economía se recuperará. Nuestras prioridades de asignación de capital también permanecen inalteradas. Nuestro objetivo es continuar invirtiendo en proyectos de ventaja industrial para crear valor, preservar el efectivo para el dividendo y hacer un uso apropiado y prudente de nuestro balance».

ExxonMobil sigue monitoreando la evolución del mercado y puede ejercer opciones de reducción adicionales si es necesario. A medida que evolucionen las condiciones del mercado, la empresa seguirá evaluando los efectos de la disminución de la demanda en sus niveles de producción de 2020, así como los efectos de la producción a más largo plazo.

La mayor parte de la reducción de los gastos de capital se producirá en la cuenca del Pérmico, donde las inversiones de ciclo corto pueden ajustarse con mayor facilidad para responder a las condiciones del mercado, preservando al mismo tiempo el valor a largo plazo. La reducción de la actividad afectará al ritmo de la perforación y la terminación de pozos hasta que mejoren las condiciones del mercado.