Por Mohammed Alamin (Bloomberg) La compañía naviera estatal de Sudán está estudiando una oferta china para renovar una flota que se ha reducido a un solo buque, ya que la nación africana pretende impulsar las exportaciones para ayudar a salvar la economía.

La propuesta de la naviera estatal china COSCO Shipping se produce mientras las autoridades hablan con el Banco de Exportación e Importación de EE.UU. y otros posibles inversores extranjeros sobre las formas de resucitar la Sudan Shipping Line, dijo el presidente Abdul-Azim Hasab Al-Rasol en una entrevista en la capital, Jartum. No dio más detalles sobre las negociaciones.

Las conversaciones entre Estados Unidos y China son una señal más de la lucha por la influencia en África, donde Pekín ha realizado importantes inversiones como parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y las entradas en el continente han eclipsado a las de Estados Unidos.

China COSCO no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios enviada por correo electrónico el lunes, día festivo.

En el caso de Sudán, los planes de reactivación formarían parte de una ambiciosa revisión de las infraestructuras y el sector del transporte tras la revuelta de 2019 que derrocó al veterano dictador Omar al-Bashir. El gobierno de transición se apresura a reconstruir una economía devastada por décadas de mala gestión y sanciones. Estados Unidos levantó el año pasado su designación de casi tres décadas de Sudán como estado patrocinador del terrorismo.

Sudán depende de otras líneas para el suministro vital de combustible, trigo y fertilizantes a sus puertos del Mar Rojo, y «nuestro transportista nacional puede ayudar al país a ahorrar muchas divisas si le damos derechos exclusivos para transportar todas las exportaciones e importaciones», dijo Al-Rasol.

Aumento de las exportaciones portuarias
Tras varios años de contracciones, el producto interior bruto sudanés va camino de crecer un 0,4% en 2021, según el Fondo Monetario Internacional. Las exportaciones subieron casi un 70% hasta alcanzar los 2.530 millones de dólares en el primer semestre del año, según mostraron los datos del banco central la semana pasada.

Al-Rosal dijo que restaurar la Sudan Shipping Line, fundada hace unas seis décadas y que fue brevemente una empresa conjunta con la antigua Yugoslavia, será un «proceso largo y difícil». Su único buque restante es un barco de pasajeros que lleva dos años fuera de servicio.

El país perdió tres cuartas partes de sus reservas de petróleo con la secesión de Sudán del Sur en 2011 y el presidente no dijo si la empresa intentaría enviar el petróleo del sur sin litoral, que llega a Port Sudan a través de oleoductos antes de ser transportado a los mercados mundiales.

El plan a corto plazo de Sudan Shipping Line es alquilar buques y comprarlos en un plazo de cinco a diez años. Lloyd’s Register también está realizando un estudio sobre cómo la línea puede reconstituir una flota completa, dijo Al-Rosal.

Los puertos de Sudán también están viendo el interés de China. China Harbour Engineering está compitiendo con DP World y una empresa qatarí no identificada para hacerse con la gestión y el desarrollo de las instalaciones del estratégico litoral.

Las autoridades sudanesas ya han contratado a Lufthansa Consulting GmbH para que les ayude en la reestructuración de Sudan Airways, una de las compañías aéreas más antiguas de África. También están planeando una reconstrucción de 640 millones de dólares de la destrozada red de ferrocarriles del país, que podría contar con la ayuda de China.