El gobierno de Biden dijo el miércoles que reanudará la concesión de permisos para el primer gran parque eólico en alta mar de Estados Unidos, revirtiendo una decisión de la administración Trump que canceló el proceso a finales del año pasado.

La Oficina de Administración de Energía Oceánica de Estados Unidos (BOEM) dijo en un comunicado que reanudaría la revisión ambiental del proyecto Vineyard Wind como parte del amplio plan de la administración para acelerar el desarrollo de energía renovable en tierras y aguas federales.

«El BOEM se compromete a llevar a cabo una revisión sólida y oportuna del proyecto propuesto», dijo la directora Amanda Lefton en el comunicado.

En diciembre, Vineyard Wind solicitó una pausa en el proceso de concesión de permisos federales mientras determinaba si era necesario realizar cambios en su diseño debido a un cambio en los fabricantes de turbinas, lo que provocó que el BOEM pusiera fin a toda su revisión.

El ex presidente Donald Trump había prometido apoyar a la naciente industria estadounidense como parte de su agenda de dominio energético, pero el permiso de Vineyard Wind se retrasó repetidamente en parte debido a la preocupación de que sus turbinas interfirieran con la pesca comercial.

Vineyard Wind es una empresa conjunta entre Avangrid Inc, una unidad de la española Iberdrola, y la danesa Copenhagen Infrastructure Partners. El proyecto se encuentra a 24 km de la costa de Massachusetts. Una vez construido, se espera que proporcione energía a más de 400.000 hogares de Massachusetts.