Estados Unidos está tratando de confiscar alrededor de 2 millones de barriles de lo que cree que es petróleo iraní, según personas familiarizadas con el asunto, en el último intento de Washington de bloquear las exportaciones energéticas de la República Islámica.

El crudo está a bordo del Achilleas, con bandera de Liberia, que navega hacia Estados Unidos después de que el Departamento de Justicia emitiera una orden de incautación, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas ya que no están autorizadas a hablar con los medios de comunicación.

La orden llegó antes de que Joe Biden sucediera a Donald Trump como presidente de Estados Unidos el 20 de enero, según las personas. Bajo el mandato de Trump, Washington endureció las sanciones a Irán en un esfuerzo por detener sus ventas de petróleo, poner fin a sus actividades nucleares y evitar que interfiera en otros países de Oriente Medio.

El propietario griego del Achilleas, Capital Ship Management Corp, alertó a las autoridades estadounidenses sobre la posibilidad de que hubiera tomado crudo iraní sin saberlo, después de creer inicialmente que provenía de Irak, dijeron las personas. El buque está completamente cargado y puede transportar más de 2 millones de barriles, según los documentos de transporte.

Un portavoz del Departamento de Justicia declinó hacer comentarios.

Biden ha dicho que quiere renegociar un pacto nuclear con Irán que Trump abandonó en 2018. Pero el candidato de Biden para la Secretaría de Estado, Antony Blinken, dijo la semana pasada que un acercamiento está «muy lejos».

Aun así, Teherán ha dicho que ya está aumentando las exportaciones de petróleo en previsión de que Biden adopte una línea más suave. Varias empresas que controlan la producción iraní -entre ellas Petro-Logistics SA, Kpler Ltd. y SVB International LLC- han dicho que los envíos están aumentando.

Irán bombeó alrededor de 2 millones de barriles de crudo al día en diciembre, según datos recopilados por Bloomberg. Eso es apenas la mitad de lo que producía antes de que Trump abandonara el acuerdo nuclear, conocido como Plan de Acción Integral Conjunto, y endureciera las sanciones. De la producción actual, solo se exporta alrededor del 10%, la mayor parte a China.

El Achilleas, un buque conocido como Very Large Crude Carrier, recibió su petróleo de otro barco en el puerto emiratí de Fujairah en noviembre. Según los documentos de transporte, el Achilleas tenía previsto navegar hasta la capital omaní de Mascate.

Su sistema de seguimiento se desconectó desde el 1 de enero hasta el 13 de enero, cuando navegaba cerca de Sudáfrica, según los datos recopilados por Bloomberg. Ahora está viajando por el Océano Atlántico Sur.

Estados Unidos ya ha intentado confiscar petróleo iraní en otras ocasiones. El año pasado interceptó buques que, según dijo, transportaban gasolina de la República Islámica a Venezuela.

Muchos barcos que salen de Irán apagan sus transpondedores, lo que dificulta su seguimiento y el cálculo del nivel de las exportaciones del país, que el gobierno no divulga.