Los puertos europeos pueden ser un socio estratégico para hacer realidad el Acuerdo Verde Europeo, pero se necesita una estrategia más específica a este respecto, señaló la Organización Europea de Puertos Marítimos (ESPO).

En su nuevo documento de posición sobre la Estrategia de Movilidad de la UE recientemente revelada, la ESPO acogió con beneplácito la ambición de la estrategia de cumplir el objetivo de transporte del Pacto Verde de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 90% y, al mismo tiempo, trabajar en pro de la contaminación cero en el sector.

«La ESPO apoya plenamente la intención de hacer que todos los modos de transporte sean sostenibles y de pasar a soluciones más sostenibles. La ESPO suscribe en gran medida el enfoque de neutralidad tecnológica que está aplicando la Comisión», dijo la organización con sede en Bruselas que representa a los puertos marítimos.

Como se ha explicado, la ESPO considera que el buque insignia de los «puertos con cero emisiones» es un estímulo para los esfuerzos que ya están realizando los puertos europeos para facilitar la reducción de las emisiones y contribuir a la transición energética de la economía europea. A este respecto, acoge con satisfacción el reconocimiento de los puertos como centros de energía limpia.

Sin embargo, la organización dijo que esperaba que este reconocimiento fuera seguido de una estrategia más específica para ayudar a los puertos marítimos en esta función. Esa estrategia debería incluir el apoyo a la infraestructura y las instalaciones necesarias en los puertos marítimos para el suministro y el transporte de nuevas energías, en particular el hidrógeno, el reconocimiento de la función de los oleoductos y gasoductos y, más en general, el fortalecimiento de las sinergias entre las políticas de transporte y energía.

La estrategia de la Unión Europea carece de una visión holística sobre la forma de fortalecer el papel de los puertos como motores del crecimiento y la recuperación, añadió la ESPO.

En los últimos meses, los puertos europeos han demostrado ser esenciales para garantizar la continuidad de las cadenas de suministro. Paralelamente, los puertos están demostrando resistencia y agilidad a la hora de prepararse para la aplicación de Brexit. Además, si Europa aspira a ser el centro de conectividad del mundo, debería considerar sus puertos marítimos como importantes puertas de entrada para el comercio, vinculando a Europa con el mundo, subrayó la organización.

Además, habida cuenta de su importante función como centros multimodales, nodos clave de la energía y agrupaciones industriales, los puertos forman parte de la infraestructura estratégica de Europa y deberían recibir apoyo en esta función. A la luz del fortalecimiento de la capacidad de recuperación económica y la autonomía estratégica de Europa, la conectividad de los puertos es fundamental y las zonas portuarias pueden desempeñar un papel importante en la creación de reservas estratégicas, como ubicación de sectores de reubicación, o de nuevas actividades, como la economía circular y el offshore, según la ESPO.

«En el último año, la Comisión Europea ha estado esbozando importantes ambiciones para Europa. Tanto el Acuerdo Verde, la UE de la próxima generación y el enfoque de autonomía estratégica abierta para el comercio son estrategias cruciales para mejorar el crecimiento, el futuro y la capacidad de recuperación de Europa en el mundo», comentó Isabelle Ryckbost, Secretaria General de la ESPO.

«Los puertos marítimos se encuentran en la encrucijada de estas estrategias y son un factor crítico para llevarlas a cabo. Vemos un reconocimiento del papel integral de los puertos en la estrategia de movilidad. Ahora esperamos seguir debatiendo con la Comisión lo que realmente se necesita para ayudar y permitir que los puertos de Europa desempeñen su papel de motores de crecimiento y recuperación lo mejor posible», concluyó Ryckbost.