Tanto el Departamento de Estado como los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) aconsejan a los ciudadanos estadounidenses que eviten viajar en cruceros.

Ambos anuncios contrastan con los comentarios hechos el sábado por el vicepresidente Mike Pence, quien viajó a Port Everglades en Fort Lauderdale para decir a los directores generales de las compañías de cruceros que los viajes continuarían, pero con protocolos de detección y desinfección más estrictos que se anunciarán en los próximos días.