El gestor griego de buques Delta Tankers ha negado su participación en un derrame de petróleo frente a las costas de Brasil que ha mantenido ocupadas a las agencias de respuesta del país durante los últimos dos meses.

Las autoridades brasileñas dijeron el 1 de noviembre que el responsable del derrame fue el petrolero de bandera griega Bouboulina, que transportaba crudo venezolano.

Delta Tankers negó esto, diciendo que una búsqueda completa del material de las cámaras y sensores que todos sus buques llevan como parte de sus políticas de seguridad y medio ambiente, no reveló ninguna prueba de que la Bouboulina pudiera ser responsable del derrame.

«No hay pruebas de que el buque se haya detenido, realizado ningún tipo de operación STS (de buque a buque), el petróleo se haya derramado, ralentizado o desviado de su rumbo, en su paso de Venezuela a Melaka, Malasia», dijo la compañía.

La empresa añadió que compartiría sus materiales con las autoridades brasileñas, en caso de que se pusieran en contacto con la empresa, señalando que hasta el momento no se había realizado ningún contacto.

El derrame de petróleo, que se estima que tuvo lugar el 28 y 29 de julio, afectó a 2.500 kilómetros de las costas brasileñas, afectando al menos a 120 localidades de 77 municipios. La agencia ambiental brasileña IBAMA declaró anteriormente que la sustancia era `petróleo crudo’ de un tipo que no se produce en Brasil.