Jennifer Granholm aprovechó su primer discurso como Secretaria de Energía de EE.UU. para advertir a las empresas petroleras y de gas que corren el riesgo de quedarse atrás si no adoptan una transición hacia fuentes de energía más limpias, al tiempo que les ofrece la oportunidad de asociarse con la nueva administración.

«No voy a endulzar lo difíciles que son las transiciones», dijo Granholm el miércoles durante la conferencia anual CERAWeek de IHS Markit. «La conclusión es que este crecimiento particular de la energía limpia y la reducción del carbono ofrece una enorme oportunidad y estoy extendiendo una mano de asociación».

Las declaraciones de Granholm se producen en un momento en que el gobierno de Biden intenta tranquilizar a cientos de miles de trabajadores del petróleo, el gas y el carbón que se sienten amenazados por su lucha contra el cambio climático, que incluye un plan para librar a la economía de las emisiones de carbono para 2050. Biden ha prometido no dejar atrás a ningún trabajador durante esta transición a una economía más limpia, pero ha sido recibido con escepticismo en el sector petrolero y en otros lugares.

Granholm, que anteriormente fue gobernadora de Michigan, fue confirmada el mes pasado para dirigir el Departamento de Energía, una agencia con un presupuesto anual de unos 35.000 millones de dólares y una misión diversa que va desde ayudar a construir el arsenal de cabezas nucleares de la nación hasta gastar miles de millones en la investigación de nuevas tecnologías energéticas.

Granholm ha dicho que se basará en su experiencia en la revitalización de la economía de Michigan tras la recesión de 2008, y ha prometido centrarse en la creación de nuevos puestos de trabajo durante la transición hacia la energía limpia. Algunos legisladores que representan a los estados productores de combustibles fósiles se han mostrado críticos.

«El gobierno de Biden está diciendo a estos trabajadores de las plataformas petrolíferas, de las minas de carbón y de los pozos que simplemente pueden conseguir nuevos empleos ‘construyendo paneles solares'», dijo el mes pasado el senador republicano de Wyoming John Barrasso. «Sus medios de vida están siendo sacrificados en nombre de la agenda de Biden».

En su intervención en la conferencia, que se celebra virtualmente este año, Granholm dijo que el gobierno de Biden ha creado una nueva Oficina de Empleos Energéticos para ayudar a los empleados de los combustibles fósiles a identificar nuevas oportunidades. Entre los ejemplos que citó Granholm están el de los trabajadores del petróleo y el gas que utilizan sus habilidades de perforación para aprovechar la energía geotérmica y el de los trabajadores de la chapa que refuerzan las tuberías para protegerlas de las fugas de metano.

Granholm elogió a las empresas de petróleo y gas que ya han prometido comprometerse a tener cero emisiones de carbono netas para 2050.

«El mercado está levantando la mano y diciendo que nos dirigimos en una dirección que será mejor que acompañen o se quedarán atrás», dijo Granholm. «Quizá debamos escuchar algunas de esas señales y es una oportunidad para que quienes trabajan en estos sectores colaboren con nosotros para diversificar hacia soluciones de energía limpia».