El satélite geoestacionario más nuevo y poderoso de Inmarsat hasta la fecha ha entrado en servicio comercial, anunció hoy la compañía.

Cortesía de la imagen: INMARSAT/Emanuel Briot

Inmarsat dijo que la introducción de su satélite GX5 proporcionará capacidad adicional a Europa y el Oriente Medio en el servicio de banda ancha por satélite de alta velocidad en banda Ka de la Fleet Xpress (GX), líder en la industria, diseñado para la industria marítima.

El GX5 se convierte en el cuarto satélite en servicio de Inmarsat y el quinto de la flota GX. Lanzado en noviembre de 2019, puede ofrecer aproximadamente el doble de la capacidad combinada de todos los satélites GX existentes.

En la hoja de ruta tecnológica de Inmarsat se realizarán otros siete lanzamientos para 2024, incluidos cinco en órbita geoestacionaria y dos en órbita muy elíptica, que proporcionarán un servicio comercial de banda ancha móvil en la región ártica, que es fundamental desde el punto de vista comercial y estratégico.

A principios del año próximo, Inmarsat celebrará el quinto aniversario de su servicio GX, la primera y actualmente única red de banda ancha móvil de alta velocidad disponible en todo el mundo, suministrada por un solo operador. Con decenas de miles de usuarios activos en los sectores de la aviación, marítimo, empresarial y gubernamental, la empresa describe la red GX como el lanzamiento de servicio más exitoso de su historia.

«Como líder mundial en comunicaciones móviles por satélite a nivel mundial, tenemos una visión ambiciosa para el futuro y estamos avanzando en el programa de desarrollo de tecnología más innovador de nuestra historia para lograrlo», dijo Rupert Pearce, Director Ejecutivo de Inmarsat. «Durante estas recientes circunstancias sin precedentes, hemos apoyado a nuestros socios y clientes con la rapidez y agilidad por las que Inmarsat se ha hecho mundialmente conocido. Estamos en esto a largo plazo, con la confianza de clientes y socios basada en cuatro décadas de cumplimiento de nuestros compromisos y un futuro brillante por delante, guiados por nuestra hoja de ruta tecnológica. La entrada en servicio del GX5 es el primero de varios pasos emocionantes que nos esperan en ese viaje».

Mirando hacia el futuro, la compañía tiene planes para lanzar sus dos satélites de sexta generación, llamados I-6, antes de pasar a GX7, 8 y 9, además de dos cargas útiles adicionales para el Ártico que se añadirán a la red de GX.

«Inmarsat está invirtiendo más que nunca antes para ofrecer plataformas tecnológicas globales y altamente diferenciadas en las que los socios y clientes puedan invertir e innovar con seguridad para crecer», dijo Peter Hadinger, Director de Tecnología de Inmarsat.