Por Brendan Murray (Bloomberg) – La congestión de buques fuera de la puerta de entrada más concurrida de EE.UU. para el comercio con Asia persistió durante la semana pasada, ya que las importaciones aumentaron en marzo, normalmente uno de los meses más lentos del año para los volúmenes de contenedores.

Un total de 25 buques portacontenedores estaban anclados a la espera de entrar en los puertos vecinos de Los Ángeles y Long Beach, California, hasta el domingo, en comparación con los 28 de la semana anterior, aunque todavía por debajo de un pico de 40 a principios de febrero, según los funcionarios que supervisan el tráfico marítimo en la bahía de San Pedro. Está previsto que otros 10 lleguen en los próximos tres días, y se espera que siete de ellos echen el ancla y se unan a la cola.

Según el puerto de Los Ángeles, la espera media para conseguir un puesto de atraque fue de 8 días, sin cambios respecto a la semana anterior. Esta cifra triplica el retraso medio de noviembre.

El puerto de Long Beach informó la semana pasada de que en marzo había manipulado el equivalente a 840.387 contenedores de 20 pies, superando el volumen registrado en diciembre y convirtiéndose en el mes de mayor actividad registrado.