En los seis primeros meses de 2021, el tráfico del puerto de Rotterdam fue de 231,6 millones de toneladas, lo que supone un aumento del 5,8% respecto al mismo periodo del año anterior. A pesar de este aumento, el volumen de tráfico aún no se ha recuperado de la caída de la corona del año pasado. En la primera mitad del año, se produjo principalmente un aumento de los flujos de entrada y salida de mineral de hierro, carbón y contenedores. Los resultados financieros de la Autoridad Portuaria fueron buenos.

Aspectos destacados del primer semestre

  • Flujo total: 231,6 millones de toneladas (+5,8%).
  • Aumento considerable del tráfico de mineral de hierro (+34,4%), carbón (+35,8%), graneles (+10,1%) y contenedores (+8,7% en TEUs); descenso del tráfico de graneles agrícolas (-8,9%) y GNL (-4,7%).
  • Gestión satisfactoria del bloqueo marítimo posterior a Suez.
  • Avances concretos en la transición energética, gracias en parte al apoyo financiero (SDE++) a las empresas que quieren capturar y almacenar CO2 mediante Porthos, y a la capacidad de producción adicional de biodiésel.
  • Aumento de los ingresos de la Autoridad Portuaria en un 7,5%, hasta los 387,6 millones de euros; resultado de explotación un 16,4% superior, hasta los 174,9 millones de euros.

Allard Castelein, Director General de la Autoridad Portuaria de Rotterdam: «Es alentador ver que el volumen total de tráfico aumenta trimestre a trimestre. Sin embargo, esto no significa que el puerto de Rotterdam haya recuperado por completo la caída de la corona del año pasado. Los resultados financieros de la Autoridad Portuaria han sido satisfactorios. Nos permiten seguir invirtiendo en el puerto del futuro, en la transición a una energía más limpia y en una buena accesibilidad para poder ayudar a nuestros clientes a traer más carga a Rotterdam. Creemos que nuestras inversiones tienen un impacto significativo en el empleo, la sostenibilidad y la sociedad.»

Evolución por categoría de carga
Graneles secos

El rendimiento de los graneles secos ascendió a 37,7 millones de toneladas, lo que supone un aumento del 22,5% respecto al primer semestre de 2020. En particular, el repunte de la producción siderúrgica alemana provocó un aumento de la demanda de mineral de hierro y chatarra (+34,4%). La demanda de coques para altos hornos también fue mayor en consecuencia. También hubo mucha más demanda de carbón energético para la generación de electricidad durante este periodo. Esto estuvo relacionado con el rebote de la economía y la decepcionante producción de electricidad a partir de la energía eólica.

Los altos precios del gas hicieron que la generación de electricidad con carbón fuera competitiva a pesar de los precios más altos de los derechos de emisión de carbono. La producción total de carbón aumentó un 35,8% en el primer semestre. Hay que señalar que el volumen de carbón está disminuyendo si se considera en un periodo de varios años, cayendo un 44% entre 2015 y 2020.

El rendimiento de los graneles agrícolas disminuyó un 8,9%. El año pasado, el rendimiento de los cereales, las semillas oleaginosas y los piensos para el ganado fue elevado a pesar de la crisis de la corona. En aquel momento, la incertidumbre sobre las posibles interrupciones del suministro de alimentos llevó a los comerciantes e importadores a comprar grandes cantidades de graneles agrícolas. Sin embargo, a partir de octubre del año pasado, la producción se redujo porque se habían acumulado grandes existencias, incluidas las de soja y maíz, durante el año.

Graneles líquidos
En la categoría de mayor volumen, los graneles líquidos, el crecimiento fue menos exuberante que el de los graneles secos. El tráfico total de graneles líquidos aumentó un 1,1%, hasta los 100,9 millones de toneladas. Los productos petrolíferos (+3,7%) y el petróleo crudo (+0,4%) aumentaron ligeramente. El GNL, en cambio, descendió ligeramente (-4,7%).

En el mercado del crudo influyó que, desde el inicio del segundo trimestre, la actividad de refino en los Países Bajos y Alemania volvió a situarse en un nivel superior al de 2020. El año pasado se produjo una tendencia a la baja con el inicio de la crisis del COVID-19.

El rendimiento de los productos petrolíferos fue mayor en el primer trimestre que en 2020 y menor en el segundo, lo que supuso un aumento del rendimiento en general. Este aumento se debió principalmente al flujo de entrada de fueloil y nafta. Llegó a Rotterdam más fuel oil procedente de Rusia, debido principalmente a la disminución de las exportaciones directas de Rusia a Estados Unidos. La nafta es un producto típico de importación. En este caso, la mayor demanda de la industria química provocó más importaciones.

Las importaciones de gasóleo/diesel fueron menores y las exportaciones mayores. Por ejemplo, se ha transportado más a Estados Unidos, en parte por el frío extremo que hace allí. El rendimiento del queroseno disminuyó considerablemente debido a la baja demanda. En la categoría de Otros Graneles Líquidos, se produjo un aumento de los biocombustibles y un ligero descenso de los productos químicos.

Contenedores y carga fraccionada
El tráfico de contenedores en toneladas aumentó un 4,4% y nada menos que un 8,7% en TEU. Nunca antes se habían enviado tantos contenedores a través de Rotterdam en un semestre. La diferencia entre toneladas y TEU se debe a dos razones. En primer lugar, se han manipulado más contenedores vacíos, sobre todo en el primer trimestre, que en el mismo periodo de 2020. La segunda causa es que desde hace tiempo hay una tendencia a la baja en el peso medio de los contenedores llenos.

El aumento de la demanda de bienes de consumo, junto con las perturbaciones en las cadenas logísticas (entre ellas, el bloqueo del Canal de Suez, el brote de la corona y el cierre del puerto de Shenzhen) provocaron retrasos globales y elevadas tarifas de flete. La gestión de los flujos de contenedores fue bastante fluida en Rotterdam.

El rendimiento de los buques RORO se recuperó bien en el segundo trimestre, tras un fuerte descenso justo después del Brexit a principios de 2021. El segundo trimestre fue incluso ligeramente superior al de 2019. Los volúmenes son sustancialmente (+8,8%) más altos que en 2020. Hay que tener en cuenta aquí que los volúmenes semestrales del año pasado se vieron muy afectados por el primer cierre de la corona en el segundo trimestre. El rendimiento de otros graneles fraccionados aumentó un 14,7%, principalmente por el aumento de los metales no ferrosos y el acero.

Buenos resultados financieros para la Autoridad Portuaria de Rotterdam
Los resultados financieros de la Autoridad Portuaria de Rotterdam fueron buenos en el último semestre. Los ingresos aumentaron un 7,5% hasta los 387,6 millones de euros (1er semestre de 2020: 360,4 millones de euros). Los ingresos por contratos de alquiler de terrenos aumentaron, principalmente porque algunos contratos existentes se ajustaron al precio actual del mercado. Los ingresos por derechos portuarios aumentaron debido al mayor volumen de tráfico. Los gastos de explotación disminuyeron un 4% con respecto al primer semestre del año anterior, debido principalmente a la reducción de los gastos durante la pandemia de COVID-19 y a la sensibilización sobre los costes.

El resultado de explotación de las actividades ordinarias antes de impuestos aumentó a 153,1 millones de euros (1er semestre de 2020: 128,4 millones de euros).

El resultado después de impuestos fue de 116,7 millones de euros (1er semestre de 2020: 98,1 millones de euros). Las inversiones brutas en el primer semestre ascendieron a 97,6 millones de euros (primer semestre de 2020: 136,4 millones de euros). Se espera que las inversiones totales para 2021 estén en línea con el nivel de inversión del año pasado (2020: 265,7 millones de euros).

Avances en la transición energética
Una vez más, durante el último semestre se produjeron importantes avances en la transición energética. Por ejemplo, en mayo se anunció que el Gobierno holandés ha destinado unos 2.000 millones de euros a las cuatro empresas que quieren capturar y almacenar CO₂ para el proyecto Porthos. A partir de 2024, el dióxido de carbono se almacenará por primera vez en los Países Bajos a gran escala en yacimientos de gas vacíos bajo el Mar del Norte. Esto representa una contribución sustancial a la consecución de los objetivos climáticos holandeses.

Otro tema importante en la transición energética es el hidrógeno. Hay una serie de proyectos en marcha que incluyen la producción local a gran escala, la importación de hidrógeno del extranjero y su aplicación en el sector del transporte y la industria. Se están dando pasos hacia una decisión de inversión para la construcción de una tubería de hidrógeno en la zona portuaria. Se está estudiando la construcción de oleoductos entre Rotterdam, Chemelot y Renania del Norte-Westfalia para diversas sustancias, como el hidrógeno y el CO₂.

Este tipo de infraestructura es una condición previa para muchas industrias si quieren pasar de los combustibles fósiles al hidrógeno limpio.

Avances en la digitalización de los puertos
El hecho de que el Brexit no haya causado ningún problema importante en la logística de Róterdam demuestra la calidad de los sistemas de Portbase e indica que esos sistemas ofrecen un buen apoyo tanto al sector del transporte como al gobierno. También deja clara la importancia de la digitalización. Por ello, el año pasado seguimos trabajando en la digitalización de una serie de actividades. Por ejemplo, se ha seguido digitalizando una serie de procesos para el transporte marítimo, incluidas las notificaciones para los pilotos, y se ha iniciado la digitalización de las Declaraciones de Sanidad Marítima. Cada año, el Centro de Coordinación Portuaria recibe más de 30.000 de estas declaraciones para las tripulaciones de los buques.

En el último semestre, la empresa número 100 se conectó también a Routescanner, una plataforma que proporciona una imagen mundial de las rutas de transporte de contenedores a partir de los datos de los operadores de contenedores. De este modo, Routescanner mejora la transparencia logística. Además del intercambio y uso inteligente de este tipo de información, la Autoridad Portuaria también está equipando cada vez más sus infraestructuras físicas con sensores. Ya se ha instalado el primer bolardo inteligente. Los datos de estos sensores permiten a la Autoridad Portuaria desplegar y mantener sus activos de forma óptima.

Perspectivas
La economía se está recuperando, al igual que el comercio mundial. Estos son factores positivos que impulsan una mayor recuperación del volumen de tráfico en el puerto de Rotterdam. Al mismo tiempo, existen retos e incertidumbres, en particular con respecto a la evolución futura de la pandemia. En general, esperamos que el crecimiento del volumen de tráfico continúe en la segunda mitad de 2021.

La Autoridad Portuaria de Rotterdam está dispuesta a ayudar al gobierno holandés a alcanzar los objetivos climáticos. En este sentido, el nuevo gobierno tendrá que ayudar a facilitar grandes inversiones en infraestructuras. El Puerto de Rotterdam también necesita más libertad a corto plazo en el marco de la normativa aplicable a las emisiones de nitrógeno para poner en marcha una serie de proyectos en el ámbito de la transición energética. Si esto no se materializa, nuestras ambiciones no podrán alcanzarse a tiempo y el proceso de hacer sostenible la industria se estancará.

Referencia: portofrotterdam.com