26 de julio de 2021, por Fatima Bahtić
Uno de los principales puertos de Texas, el Puerto de Galveston, ha anunciado sus planes de realizar cambios a largo plazo en sus operaciones como parte de nuevos programas medioambientales.

Guiados por Green Marine, un programa medioambiental voluntario para la industria marítima norteamericana, el personal del puerto está investigando, planificando y aplicando una serie de programas medioambientales.

El puerto ha colaborado con la Universidad A&M de Texas en Galveston en un amplio estudio que incluye los costes del puerto para instalar infraestructuras de energía en tierra, la demanda estimada para los próximos 5-10 años y las oportunidades de financiación.

«Cuando están atracados, los buques suelen funcionar con motores auxiliares diésel, que producen emisiones a la atmósfera. La energía en tierra, que permite a los buques conectarse a la red eléctrica local y apagar esos motores, es una alternativa más limpia. Aunque aporta beneficios medioambientales, la energía en tierra implica importantes inversiones en infraestructuras y otros costes», declaró la autoridad portuaria.

Aparte del estudio, también se ha asociado con Royal Caribbean International (RCI) para determinar la viabilidad de suministrar electricidad en tierra a los buques de RCI en la nueva terminal de cruceros que se está construyendo y que se inaugurará en 2022 en el muelle 10.

Construida por RCI y propiedad del puerto, la terminal sería uno de los pocos proyectos de Galveston que cumpliría las normas de certificación de Liderazgo en Energía y Medio Ambiente.

Por último, el puerto ha establecido un plan para realizar una transición completa en un plazo de 5 años a proveedores de electricidad que utilicen fuentes de energía sostenibles para reducir su huella de carbono.

El año pasado, la empresa de soluciones energéticas Pilot LNG, con sede en Houston, reveló su plan de construir «la primera terminal de bunkering de la región», Galveston LNG Bunker Port, que se ubicaría en Pelican Island.