El puerto de Ámsterdam experimentó una disminución del transbordo en 2020 por primera vez en mucho tiempo. Mientras que el transbordo alcanzó un récord en 2019 con 86,9 millones de toneladas, en 2020 esta cifra fue de 74,3 millones de toneladas, una disminución del 14%, para el puerto de Ámsterdam.

No fue sólo el coronavirus el que causó la reducción de las cifras de transbordo, sino que fue principalmente la transición energética la que resultó en una disminución significativa del transbordo de carbón en 2020. Los otros puertos en el área del Canal del Mar del Norte sintieron principalmente las consecuencias de la crisis del coronavirus. El total de transbordo en 2020 para los puertos del Canal del Mar del Norte (Beverwijk, IJmuiden, Zaanstad y Amsterdam) ascendió a unos 91 millones de toneladas, en comparación con los 105 millones de toneladas de 2019.

En IJmuiden, el transbordo disminuyó en un 4% a 16 millones de toneladas. Beverwijk también vio disminuir el transbordo, de 648.000 toneladas a unas 472.000 toneladas. Zaanstad experimentó un ligero aumento de 194.000 toneladas en comparación con 180.000 toneladas en 2019. Esto es según las cifras provisionales de transbordo publicadas hoy. Las cifras finales de transbordo se anunciarán a finales de este año.

Impacto de la transición energética en el transbordo de carbón
La transición energética tuvo importantes repercusiones en el transbordo de carbón este último año de coronavirus, que disminuyó en un 52% a 7,5 millones de toneladas en 2020 en el puerto de Ámsterdam. En 2019 el transbordo de carbón era todavía de 15,6 millones de toneladas. Las causas directas de este pronunciado descenso fueron el cierre de la central eléctrica de Hemweg en diciembre de 2019, el hecho de que se dispusiera de más recursos energéticos sostenibles y que el precio del gas fuera bajo el año pasado, lo que hizo que el carbón fuera comparativamente más caro.

Impacto del coronavirus
La movilidad se detuvo a mediados de marzo, lo que dio lugar a una menor demanda de combustible para el transporte en todo el mundo. El transbordo de graneles líquidos (principalmente productos petrolíferos refinados como la gasolina y el gasóleo) disminuyó un 7% hasta 46,6 millones de toneladas en 2020, en comparación con 50 millones de toneladas en 2019. La carga general también disminuyó en 2020. La carga de contenedores disminuyó un 13% en comparación con 2019 y el Ro-Ro también experimentó una caída del 23% en comparación con el año anterior.

Ámsterdam no recibió ningún crucero marítimo en 2020 (2019: 117 cruceros marítimos). El puerto de Ámsterdam sí recibió varios cruceros fluviales durante los meses de verano. Estos fueron 195 durante los meses de verano del año pasado cuando las medidas contra el coronavirus se relajaron temporalmente, en comparación con 2.282 en 2019.

Asignaciones y un muelle
En 2020, se asignaron unas 20 hectáreas de terreno a Vollers (4,8 hectáreas) y al puerto logístico de Ámsterdam (4,2 hectáreas), y se compró un terreno de 2 hectáreas en HoogTij. La asignación al Amsterdam Logistic Cityhub también se completó. Además, se inició la construcción de la primera planta de bio-LNG en los Países Bajos en Renewi Organics en cooperación con Nordsol y Shell. El flujo de carga de productos de construcción aumentó a casi 8 millones de toneladas.

Perspectivas
Koen Overtoom, CEO del Puerto de Amsterdam:

«El puerto y sus clientes fueron duramente afectados por el coronavirus, y al mismo tiempo estamos viendo que la transición energética está dejando su marca al observar la gran disminución del transbordo de carbón. Estoy orgulloso de cómo el puerto y las diversas empresas han seguido trabajando, demostrando así lo vital y crucial que es el puerto. Las actividades básicas continuaron en 2020: se generó energía, se procesaron los desechos, se purificó el agua, se entregaron los materiales de construcción y la región recibió pedidos en línea de los centros de distribución ubicados en el puerto. Con miras a la vacunación, espero una recuperación en el curso de 2021. Aunque es difícil predecir la evolución del transbordo debido al coronavirus en este momento, el 1 de enero iniciamos nuestra nueva estrategia de cuatro años. Esta estrategia se caracteriza por una aceleración de la transición energética mediante la inversión en la infraestructura de energía y la digitalización para convertirse en un puerto a prueba de futuro. Nuestros esfuerzos en pro de la sostenibilidad y, al mismo tiempo, el fortalecimiento de nuestro papel como puerto marítimo europeo continúan sin disminuir. Con un valor añadido de 7.000 millones y unos 70.000 puestos de trabajo, el puerto del Canal del Mar del Norte crea muchas oportunidades de empleo en la región y contribuye al bienestar económico de los Países Bajos».