El puerto holandés de Amberes ha contratado a la Compagnie Maritime Belge (CMB), con sede en Amberes, para la construcción del primer remolcador del mundo impulsado por hidrógeno.

Apodado Hydrotug, el buque será conducido por motores de combustión que queman hidrógeno en combinación con diesel.

Se espera que la construcción comience en breve y que el Hydrotug esté operativo dentro de dos años, dijo el puerto.

«Estamos trabajando para convertirnos en un puerto neutral en cuanto a las emisiones de CO2», comentó Jacques Vandermeiren, Director Ejecutivo del Puerto de Amberes.

«Con esta primicia mundial pretendemos seguir preparando el camino para combustibles alternativos como el hidrógeno, con el fin de realizar la transición a fuentes de energía alternativas y renovables».

El contrato del remolcador híbrido para CMB sigue a la construcción del transbordador «Hydroville», un transbordador de pasajeros de doble combustible con capacidad y potencia limitadas que ahora se está utilizando para el transporte sostenible de pasajeros dentro de la zona portuaria.

CMB también está trabajando con el constructor naval japonés Tsuneishi Facilities & Craft (TFC) en la construcción de un ferry propulsado por hidrógeno. El buque se construirá en las instalaciones de TFC en Onomichi, Japón, y se espera que se entregue en 2021.

Anteriormente, la empresa se asoció con el fabricante de motores ABC, con sede en Gante, para crear la empresa en participación BeHydro con el objetivo de seguir desarrollando la tecnología para los motores de velocidad media con mayor potencia de salida.

«Estamos convencidos del potencial del hidrógeno como clave para el transporte marítimo sostenible y para hacer realidad la transición energética», dijo Alexander Saverys, CEO de Compagnie Maritime Belge.

«La experiencia que adquirimos con el Hydrotug nos permitirá desarrollar el uso del hidrógeno como combustible de las naves.»