La empresa de innovación y desarrollo de empresas Rainmaking ha anunciado la finalización de la primera fase de un programa multianual de fomento de las empresas de nueva creación que trabajan para la descarbonización del transporte marítimo. Un segundo ciclo de seis meses está previsto que comience en agosto del 2020.

A medida que el programa avance hasta finales de 2022, identificará más de 3.000 nuevas empresas tecnológicas en todo el mundo antes de reducirse a una lista final de más de 100 planes y empresas piloto escalables.

Cada uno buscará una solución a la cuestión de las emisiones de carbono en la industria del transporte marítimo, con el objetivo final de lograr el estatus de CO2 neutral en toda la industria.

Durante el primer ciclo del programa, Rainmaking identificó 1.200 empresas prometedoras con una financiación acumulada de 14.000 millones de dólares en 70 países. De ellas, 145 empresas candidatas particularmente impresionantes fueron sometidas a un examen completo de diligencia debida y un grupo final de 51 seleccionadas para participar en el taller de lanzamiento.

Cada empresa de nueva creación ha presentado su propuesta de solución de descarbonización, y las que se consideraron con más probabilidades de éxito se asociaron posteriormente con empresas colaboradoras. Las empresas incluyen Cargill, DNV GL, Hafnia, MC Shipping, Royal Dutch Shell, Vale y Wilh. Wilhelmsen Holding.

«Esto no es un mero ejercicio, estas iniciativas representan colaboraciones reales y de trabajo entre un socio corporativo y una empresa innovadora», dijo Tarun Mehrotra, director de comercio y transporte de Rainmaking.

«Esfuerzos como estos son esenciales para descarbonizar el transporte marítimo en los próximos 10 años. La adopción de medidas en la próxima década será fundamental para detener el cambio climático y garantizar la resistencia de las cadenas de suministro durante una crisis como la que estamos experimentando actualmente», añadió.

La industria, los reguladores y los clientes exigen que el transporte marítimo evolucione para ser más ecológico y descarbonizado. Según datos de la OMI, el transporte marítimo emite 940 millones de toneladas de CO2 al año y es responsable de aproximadamente el 2,5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Con el fin de frenar el cambio climático, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas esbozan una reducción del 45% de las emisiones de carbono en la próxima década y unas emisiones netas nulas para el año 2050. Es esencial una acción efectiva durante el período previo a 2030, para alcanzar este objetivo y frenar los daños causados por el cambio climático.

Las empresas de nueva creación están abordando esta cuestión y se proponen reducir las emisiones de carbono del transporte marítimo de muy diversas maneras. Entre ellas figuran el desarrollo de fuentes de energía nuevas o alternativas; las soluciones de realidad aumentada (RA); la IA y la reducción de CO2 mediante datos; el aumento de la eficiencia energética; la automatización, la infraestructura y la innovación de modelos empresariales; una mayor transparencia en el seguimiento de la procedencia y las cantidades de CO2; la compensación de carbono; y la mejora del diseño de los buques.