Es probable que el aumento de la producción mundial de petróleo que ha seguido al fracaso de los miembros de la OPEP+ para llegar a un consenso sobre nuevas limitaciones de la oferta en su reunión del 5 de marzo en Viena signifique que la capacidad de almacenamiento de petróleo crudo y productos derivados se agotará en meses. Este fue el duro mensaje de Rystad Energy, una empresa de investigación y consultoría con sede en Oslo, el viernes.

Según el análisis de Rystad, poco más de tres cuartas partes de la capacidad de almacenamiento mundial ya está llena y el desequilibrio entre la demanda y la oferta está funcionando ahora a unos 10 millones de barriles diarios. En todo el año, las proyecciones de Rystad indican que el suministro de petróleo superará la demanda en un promedio de 6 millones de barriles diarios, equivalente a un requerimiento de almacenamiento de dos mil millones de barriles este año.

En teoría, funcionando a este nivel de excedente, tomaría nueve meses para llenar todos los tanques en tierra. Sin embargo, en la práctica, debido a las limitaciones operacionales, el límite se alcanzaría en pocos meses, dijo Rystad.

También hay preguntas sobre el almacenamiento flotante. Con las tasas al contado por debajo de sus recientes picos, pero aún así con un aumento de seis cifras, los propietarios podrían ser reacios a inmovilizar tonelaje en contratos de almacenamiento a largo plazo.

Paola Rodríguez-Masiu, analista principal de Rystad en los mercados petroleros, comentó: «Las actuales tasas de llenado promedio indicadas por nuestros balances son insostenibles. Con la actual tasa de llenado de almacenamiento, los precios están destinados a seguir el mismo destino que en 1998 cuando el Brent cayó a un mínimo histórico de menos de 10 dólares por barril.»

«Encontramos que el suministro de líquido tendrá que reducirse en unos 3 a 4 millones de bpd en comparación con la actual planificación de la producción para acercar las existencias implícitas a 2 millones de bpd para 2020, que es el nivel de existencias implícitas del mercado a corto y mediano plazo».