El parque eólico marino más grande del mundo está a un paso de su construcción. La empresa británica SSE Plc y la noruega Equinor ASA alcanzaron el cierre financiero del proyecto en la costa este de Inglaterra. Tendrá turbinas del tamaño de un rascacielos y producirá suficiente electricidad para abastecer el 5% de la demanda del Reino Unido, o el equivalente a seis millones de hogares. La decisión se produce pocos días después de que la Unión Europea anunciara un impulso de 940.000 millones de dólares en el viento en el mar para cumplir con objetivos de contaminación más estrictos, así como el plan ecológico del Primer Ministro Boris Johnson para apoyar las fuentes de energía renovable.

La inversión total en las dos primeras fases del proyecto será de unos 6.000 millones de libras (8.000 millones de dólares) y ya ha creado cientos de puestos de trabajo en el Reino Unido, dijo SSE en un comunicado. Cada fase tiene una capacidad de 1.200MW y generará alrededor de 6.000 gigavatios-hora.

«Estamos poniendo nuestro dinero donde está nuestra boca en la entrega de cero neto y reforzaremos la posición del Reino Unido como líder mundial», Alistair Philips-Davies, director ejecutivo de SSE, dijo en el comunicado.

La energía eólica marina es fundamental en el plan de Johnson, con el gobierno apuntando a cuadruplicar la capacidad a 40 gigavatios para el 2030.

Orsted A/S, Royal Dutch Shell Plc y Danske Commodities A/S firmaron acuerdos de compra de energía para la producción de las dos primeras fases del Dogger Bank.

En septiembre, el proyecto encargó 190 turbinas Haliade-X de 13 megavatios a General Electric Co. que tienen 248 metros de altura.

Las dos primeras fases se construirán simultáneamente, dijo Equinor. La tercera, Dogger Bank C, se está desarrollando en una escala de tiempo diferente con cierre financiero en una etapa posterior. Una vez que las tres fases se completen en marzo de 2026, será el parque eólico marino más grande del mundo.