El Líbano ha pedido a la Interpol que emita órdenes de detención contra el capitán ruso y el propietario del buque que trajo el material explosivo que explotó en el puerto de Beirut en agosto, matando a casi 200 personas, según informaron el jueves los medios de comunicación estatales.

Unos dos meses después de la explosión que hirió a miles de personas y asoló la capital libanesa, sigue habiendo dudas sobre por qué y cómo se abandonó la carga en Beirut.

Las autoridades han culpado a la enorme reserva de nitrato de amonio, utilizado para fertilizantes pero también para explosivos, que se incendió después de haber estado almacenado en malas condiciones en el puerto durante años.

También ha habido acusaciones de negligencia contra las autoridades libanesas. Cerca de 20 personas han sido detenidas en el Líbano después de la explosión, incluidos funcionarios del puerto y de aduanas.

La fiscalía libanesa pidió a la Interpol que emitiera órdenes de detención del propietario y el capitán, según dijo el jueves la agencia estatal de noticias NNA, sin nombrarlos.

Boris Prokoshev era el capitán del barco Rhosus cuando llegó a Beirut en 2013, y había identificado a Igor Grechushkin, un hombre de negocios ruso en Chipre, como el propietario. Una fuente de seguridad y una fuente judicial dijeron que eran los dos por los que el Líbano pidió órdenes de arresto el jueves.

La oficina nacional de Interpol de Rusia se negó a hacer comentarios.

Grechushkin, de 43 años, fue interrogado en Chipre en agosto. Los intentos de Reuters para llegar a Grechushkin no tuvieron éxito.

El portavoz de la policía chipriota Christos Andreou dijo, en relación con una solicitud de la Interpol el jueves: «No hemos recibido tal petición».

Prokoshev, que está en Rusia, dijo que no había oído nada al respecto y que no había sido contactado por los investigadores antes.

Ha dicho a Reuters que 2.750 toneladas de los productos químicos terminaron en Beirut después de que el propietario del barco le dijera que se desviara a Beirut para recoger una carga extra en 2013. También ha dicho que las autoridades libanesas prestaron poca atención al nitrato de amonio, que había sido apilado en el casco en grandes sacos.

El Rhosus había cargado nitrato de amonio en Georgia, según los registros de embarque, antes de hacer la parada no programada en el Líbano.

Pero nunca se fue, quedando enredado en una disputa legal sobre las tasas portuarias impagadas y los defectos del barco.

Las autoridades portuarias de Beirut confiscaron el buque después de que llegara a finales de 2013 debido a deudas pendientes, según un informe de la seguridad del Estado que Reuters reveló en agosto. En 2014, el buque fue considerado no apto para navegar y su carga fue descargada en octubre y almacenada en lo que se conoció como el Hangar 12, el epicentro de la explosión.

El barco se hundió cerca del rompeolas del puerto en febrero de 2018, según el informe.