El Consejo de Ministros de ayer aprobó un Real Decreto por el cual se mejora la normativa relativa a las inspecciones y controles a los que se deben someter los buques, en cumplimiento de los compromisos internacionales.

La normativa regula la actividad supervisora que lleva a cabo la Administración marítima para asegurar que los buques se diseñan, construyen y mantienen cumpliendo las prescripciones de seguridad aprobadas en el seno de la Organización Marítima Internacional.

Con la modificación aprobada, se introducen medidas en aras de mejorar la eficiencia de la propia Administración marítima y agilizar las inspecciones y controles a los que se deben someter los buques españoles para garantizar los máximos niveles de seguridad en su funcionamiento.

Los cambios propuestos permitirán a las organizaciones autorizadas realizar las inspecciones de control a los buques y a las compañías, de modo que se reducirán los tiempos de espera, lo que redundará en la mejora de la competitividad de los buques de bandera española.

Asimismo, se permite a las organizaciones autorizadas la expedición y renovación de los certificados de trabajo marítimo, facilitando así la agilización de los trámites.

Por Naucher