La Oficina Federal de Investigación de los Estados Unidos confirmó el viernes que ayudará a las autoridades del Líbano a investigar la causa de la explosión que devastó Beirut y mató a 172 personas.

«A petición del Gobierno de Líbano, el FBI proporcionará a nuestros socios libaneses asistencia en la investigación de las explosiones en el puerto de Beirut el 4 de agosto», dijo la sede del FBI en una declaración a Reuters.

«Dado que no se trata de una investigación del FBI, el FBI no ofrecerá comentarios adicionales en este momento. Las preguntas adicionales deben dirigirse a las autoridades libanesas como investigadores principales», añadió el FBI.

Un funcionario encargado dijo que el FBI no podía dar detalles sobre el tipo de asistencia específica que la oficina prestaría y que el personal del FBI ya estaba en camino a Beirut.

Los organismos gubernamentales de los Estados Unidos no han hecho públicas ninguna declaración o material que indique la opinión de los investigadores y los organismos de espionaje de los Estados Unidos sobre las causas de la explosión.

Sin embargo, fuentes del gobierno de los Estados Unidos han dicho en privado que, sobre la base de las pruebas de que se dispone actualmente, los organismos de los Estados Unidos creen que la explosión en el sitio, donde se almacenaban grandes cantidades de nitrato de amonio potencialmente volátil, fue muy probablemente un accidente.

Sin embargo, siguen reuniendo datos y considerando la posibilidad de que la explosión haya sido un ataque deliberado, según las fuentes.