En una carta abierta, el presidente y director ejecutivo del grupo MSC, Diego Aponte, dijo que es imperativo que la segunda línea de contenedores más grande del mundo, junto con sus clientes, ayude a mantener al mundo en movimiento ante la pandemia de COVID-19.

El armador, de bajo perfil, dijo: «Mientras navegamos por estos mares inexplorados, MSC, como un importante proveedor de servicios de transporte y logística, tiene un papel crucial que desempeñar en el mundo.»

«Como engranaje esencial para el comercio mundial es imperativo que nosotros, junto con nuestros clientes, mantengamos el mundo en movimiento a pesar de las difíciles condiciones operativas que todos estamos experimentando».

«Mantener nuestro habitual contacto cercano y relaciones estrechas con nuestros clientes es clave para esto. Consideramos que es nuestro deber seguir prestando nuestro habitual alto nivel de servicio, uniendo los océanos, carreteras y ferrocarriles del mundo».

Señaló que se necesitaban nuevas soluciones en estos tiempos difíciles, destacando la nueva suspensión del servicio de tránsito de la empresa, que utiliza los centros de transbordo como puestos de almacenamiento para ayudar a que las mercancías se muevan pronto cuando llegue una recuperación.

«En Europa en particular, estamos ayudando a los expedidores a utilizar nuestras redes de transporte marítimo de corta distancia para evitar nuevos bloqueos en las fronteras terrestres creados por la acción esencial de los gobiernos para frenar el movimiento de personas», dijo Aponte.

«Mientras tanto, a través de nuestro sistema interno de intercambio de información nos apoyamos en la inteligencia de 155 países para identificar nuevas restricciones de viaje y portuarias, toques de queda, etc., para asegurarnos de que estamos bien situados para asesorar directamente a nuestros clientes sobre cómo gestionar las cadenas de suministro en medio de estos cambios».

Si bien se comenta que muchos miembros del personal del MSC trabajaban desde su casa utilizando tecnología, esta no es una opción para los que trabajan en la primera línea de la navegación.

«Al mismo tiempo, trabajar desde casa no es una opción para muchos de nuestros empleados, nuestros marinos que navegan en nuestra flota de 550 buques portacontenedores; los conductores de camiones, trenes y barcazas; los estibadores; los manipuladores de mercancías en nuestros depósitos y almacenes; y capitanes de puerto y operadores de terminales en todo el mundo. Los saludamos a todos ellos, y a muchos otros como ellos, por su dedicación inquebrantable», dijo.

«Confiamos en que las sólidas medidas de protección de la salud que hemos aplicado en todos nuestros buques, infraestructuras y oficinas han sido eficaces y se mantendrán en vigor mientras sea necesario».