El crucero Diamond Princess, que se convirtió en uno de los primeros focos de infecciones por coronavirus cuando estalló la pandemia el año pasado, retrasará su regreso a la navegación hasta la primavera de 2022, dijo el miércoles el operador del buque, Princess Cruises.

Princess Cruises, propiedad de Carnival Corp, dijo que había cancelado el crucero de otoño previsto para el barco en América del Sur, que debía marcar su regreso al servicio. También canceló el viaje a la Antártida que estaba previsto para la primavera del próximo año.

En su lugar, el barco volverá el año que viene para realizar una temporada de navegación en Japón, país en el que quedó varado el año pasado tras cientos de infecciones a bordo. En ese momento, el barco tenía la mayor concentración de casos fuera de China.

Carnival no respondió a una solicitud de comentarios sobre el motivo del retraso en la reanudación de los cruceros del Diamond Princess.

Un pasajero de uno de los cruceros de la compañía, el Carnival Vista, falleció a principios de este mes tras dar positivo por COVID-19.

Princess Cruises, que reanudó la navegación el mes pasado, también retrasó la vuelta al servicio de su crucero Island Princess.