Meyer Turku dijo que tuvo negociaciones sobre despidos temporales a mediados de marzo, que desde entonces se han visto agravadas por la pandemia del coronavirus.

Esto llevará al despido permanente de 450 personas y otras 900 están afectadas por otras medidas, dijo el astillero.

Estas incluyen despidos temporales de diferente duración, ajustes en el tiempo de trabajo y otros arreglos. Todos los grupos y niveles de personal son parte de las negociaciones.

«La pandemia ha cambiado la situación de forma inesperada y total. Nos enfrentamos al hecho de que la pausa en los cruceros causada por el virus requiere aumentar la cartera de pedidos. Actualmente estamos discutiendo los detalles con nuestros clientes. Esta nueva situación nos obligará a tomar dolorosas medidas de adaptación para asegurar un futuro sostenible para la construcción de cruceros finlandeses», dijo Jan Meyer, CEO.