El capitán del averiado buque de transporte de mineral Wakashio se dirige al Tribunal Supremo de Mauricio para solicitar la libertad bajo fianza a la espera de ser juzgado por su participación en el naufragio de julio de 2020.

La solicitud de fianza del capitán Sunil Kumar Nandeshwar fue denegada a mediados de enero por el Tribunal de Distrito de Port-Louis. Ahora, el capitán, de 58 años, ha recurrido al Tribunal Supremo para intentar ganar su caso.

El capitán Nandeshwar argumenta el hecho de que ha cooperado plenamente con la policía local desde que el mineralero naufragó en los arrecifes de Pointe-d’Esny, en el sureste de Mauricio, la noche del 25 de julio de 2020. Ya ha negado su responsabilidad en este accidente, insistiendo en que la culpa es del oficial jefe.

El capitán rechaza los argumentos de que intentará huir de la isla del océano Índico, señalando que permaneció en un centro de cuarentena durante más de dos semanas antes de ser detenido. Nandeshwar fue acusado por primera vez de infringir las secciones 5 (1)(b), (2) y (9) de la Ley de Piratería y Violencia Marítima de 2011, hasta que la acusación fue revocada y sustituida por una violación de las leyes de «paso inocente». Recuerda que sus abogados reclamaron su libertad condicional desde octubre y lamenta que la magistrada Neela Ramdewar-Naugah se pusiera del lado de la policía, que alegaba que podía interferir con los testigos mientras se realizaba la investigación.

La teoría de que huiría fue expuesta de nuevo por la policía en diciembre. El jefe de la investigación señaló que, según la nueva acusación por la que se le procesa, se enfrenta a una pena de hasta cinco años de prisión y una multa de 30 millones de rupias, el equivalente a 751.786 dólares. La policía insiste en que su huida es más que probable, sobre todo porque no tiene familia en la isla ni lugar donde alojarse. Sin embargo, el capitán señala que tiene la intención de permanecer en Mauricio para limpiar su nombre con el fin de poder volver al mar, que su empleador pagará la fianza y que la organización local de apoyo a los marinos, la Mauritius Sailors Home Society, ha aceptado acogerle.

«Estoy advertido de que soy inocente hasta que se demuestre mi culpabilidad y de que la presunción de inocencia debería pesar mucho a mi favor», dice el capitán. Su solicitud se verá el martes 9 de marzo ante el presidente del Tribunal Supremo, Asraf Caunhye. Al mismo tiempo, la aseguradora del mineralero, el Japan P&I Club, sigue prestando su apoyo a los marinos y otros operadores turísticos afectados por el vertido de petróleo.