El capitán del malogrado granelero M/V Wakashio declaró ante un tribunal de Mauricio que navegó el barco cerca de tierra para que los miembros de su tripulación pudieran tener servicio de telefonía móvil y así poder comunicarse con sus seres queridos en casa, pero dijo que en última instancia fue su oficial jefe quien encalló el barco en julio.

El capitán Sunil Kumar Nandeshwar compareció por tercera y última vez ante el Tribunal de Investigación creado para investigar el accidente, donde el ciudadano indio de 59 años volvió a testificar que decidió maniobrar el barco cerca de tierra para recoger la señal de los teléfonos móviles como un gesto hacia la tripulación del barco, que estaba trabajando más allá del alcance inicial de sus acuerdos de empleo. Sin embargo, según el capitán, la culpa es del primer oficial.

El capitán Nandeshwar dijo que si el primer oficial Subodha Janendra Tilakaratna hubiera seguido sus instrucciones, el barco no habría encallado en absoluto porque, en opinión del capitán, el rumbo del barco se alteró, acercándolo a 1,5 millas náuticas de la costa de Mauricio.

Dijo que no intervino esa noche porque el Primer Oficial era un marinero experimentado. También señaló que, aunque el Primer Oficial había consumido alcohol, no estaba bajo la influencia de éste la noche del accidente. El consumo de alcohol, explicó, está permitido a bordo bajo ciertas condiciones.

El Wakashio estaba sin carga cuando chocó contra un arrecife frente a la Pointe-d’Esny de Mauricio el 25 de julio de 2020, mientras se dirigía de China a Tubarão, en el sur de Brasil. El buque parecía inicialmente estable, pero tras pasar semanas en el arrecife, acabó rompiéndose, lo que provocó el vertido de unas 1.000 toneladas de fuel pesado que se filtró en las lagunas de Mauricio y creó un desastre medioambiental.

En su testimonio, el capitán Nandeshwar señaló que había modificado el rumbo del mineralero para evitar una depresión tropical y pasar lo más cerca posible de Mauricio dirigiéndose a un punto artificial de la isla francesa de La Reunión. De este modo, los miembros de la tripulación podrían captar la señal del móvil para contactar con sus seres queridos en casa. El capitán señaló que inicialmente estaba previsto que la tripulación cambiara el 19 de enero de 2020, pero debido a las restricciones de la COVID-19, su cambio de tripulación había sido cancelado.

Hablando de su carrera, el capitán Nandeshwar dijo que fue ascendido a capitán a la edad de 30 años, muy por delante de muchos de sus compañeros, y subrayó que había comandado entre 20 y 25 buques, la mayoría petroleros, antes de tomar el timón de los mineraleros. Afirmó que nunca ha tenido ningún accidente, y también confió que su mujer es médico privado y que tiene dos hijos.

En la audiencia del lunes también testificó el Director de Navegación de Mauricio. Alain Donat, que describió la respuesta tras ser informado de que el MV Wakashio había encallado. Donat subrayó que el Gobierno de Mauricio carecía del equipo necesario para sacar el mineral del arrecife y dudaba en asumir el salvamento por su cuenta, dados los problemas de responsabilidad que podrían surgir al realizar el trabajo.

Inmediatamente después del accidente, Donat dijo que se puso en contacto con Scott Shipping, un agente naviero local, para preguntar sobre el uso del Coral Sea FOS, un remolcador de salvamento que ha estado estacionado en la región en respuesta a los accidentes anteriores del M/V Angel 1 (2011) y el M/V Benita (2016).

Donat continuó diciendo que la operación de salvamento llevó tiempo debido al mal tiempo y a la lejanía de Mauricio. El equipo tuvo que enviarse en aviones chárter, ya que las aeronaves locales carecían de capacidad. Para llegar desde el aeropuerto local al lugar del naufragio, el equipo tuvo que ser transportado en camión hasta el puerto de Port Louis para ser cargado en el Stanford Hawk, un remolcador perteneciente a Smit Salvage, la empresa de salvamento designada. Se espera que la audiencia del Director de Navegación continúe el martes.

Mientras tanto, los expertos de la empresa china Lianyungang Dali Underwater Engineering acaban de iniciar el desmantelamiento de la popa del Wakashio.