El capitán de un carguero de bandera portuguesa fue arrestado el miércoles por las autoridades griegas, debido a su colisión con un barco cazaminas de la marina griega en las afueras del puerto del Pireo.

El guardacostas dijo: «El capitán del buque portacontenedores Maersk Launceston fue arrestado por supuestas violaciones del código penal griego y del Reglamento internacional para la prevención de los abordajes en el mar».

Un buque de construcción británica capaz de barrer y cazar minas, el Kallisto, se partió en dos durante la colisión, gran parte de su popa quedó severamente cortada.

Se informó de que el Maersk Launceston no sufrió ningún daño. El buque es administrado por una compañía alemana, John T. Essberger. Dos de los 27 tripulantes a bordo sufrieron heridas leves, y fueron llevados a un hospital por lo mismo. El resto de los miembros de la tripulación evacuaron el barco y fueron remolcados a una base naval cercana. El resto, 22 miembros de la tripulación fueron reportados sin ninguna lesión.

La compañía dijo en un comunicado el miércoles que «las autoridades griegas entrevistaron a la tripulación del barco y han acusado oficialmente al capitán del barco». Las autoridades griegas solicitaron que el barco permaneciera en el puerto, y un representante de la compañía estaba dando apoyo al capitán y a la tripulación del barco».

La compañía añadió: «Los detalles exactos del incidente que tuvo lugar el martes 27 de octubre aún no están claros. Las autoridades griegas continúan sus investigaciones, a las que John T. Essberger ofrecerá su total cooperación. Los directivos desean expresar de nuevo su preocupación por las heridas de la tripulación de Kallisto, deseándoles una pronta recuperación».