Fitch Ratings ha confirmado una vez más la calificación de grado de inversión «A» del Canal de Panamá con una perspectiva estable para su calificación de incumplimiento de emisor a largo plazo y sus pagarés senior no garantizados.

La agencia calificadora de riesgo crediticio señaló que el Canal de Panamá es «un activo subyacente que es crítico no sólo para Panamá, sino también para el comercio internacional, como lo demuestra su desempeño estable en volumen, su sólida posición competitiva y su bien diversificada mezcla de carga».

Esto hace que el perfil de volumen del Canal de Panamá muestre altos niveles de resiliencia.

El vicepresidente de Finanzas del Canal de Panamá Francisco J. Miguez señaló que «El hecho de que Fitch Ratings reafirme la calificación del Canal de Panamá por cuarto año consecutivo es prueba de la fortaleza financiera y competitiva de la vía acuática».

Asimismo, Fitch Ratings destacó en su decisión el marco legal del Canal de Panamá que otorga autonomía a la entidad. Fitch Ratings citó el «extraordinario marco legal» del Canal de Panamá como una contribución a la autonomía institucional, operativa y financiera, así como a la sostenibilidad de las operaciones rentables entre las administraciones.

Las calificaciones también reflejan la capacidad del Canal de Panamá para modificar las tarifas que han influido en la demanda y han contribuido a un crecimiento constante de los ingresos.

En mayo de 2019, las Calificaciones Globales de Standard & Poor’s (S&P) elevaron la calificación del Canal de Panamá de «A-» a «A», colocando al canal dos muescas por encima de la calificación de la moneda extranjera soberana.

Asimismo, Moody’s Investment Services manifestó que la calificación A1 del Canal de Panamá refleja su buen desempeño después de la apertura de las Esclusas de Neopanamax a mediados de 2016.