A medida que la pandemia del Covid-19 siga afectando a la economía mundial, el Canal de Panamá prorrogará sus medidas de alivio temporal hasta finales de año, ofreciendo así más apoyo a la recuperación de la industria. Aplicadas el 4 de mayo y previstas originalmente hasta el 1º de septiembre, las medidas de socorro incluyen la suspensión de los pagos anticipados de las tasas de reserva de tránsito y otros cambios en el sistema de reserva de la vía acuática.

En conjunto, dijo el Canal de Panamá, que estas medidas permitirían a los clientes mantener una mayor liquidez, así como una mayor flexibilidad para intercambiar o sustituir los espacios de reserva entre sus propias flotas.

El Canal de Panamá ha mantenido un diálogo constante con los líderes de la industria sobre la mejor manera de proporcionar alivio mientras el mundo busca recuperarse del impacto económico y social del Covid-19.

«A pesar de los desafíos enfrentados a principios de este año, confío en que veremos una recuperación constante en nuestro Año Fiscal 2021 tanto para el Canal como para sus clientes», dijo el Administrador del Canal de Panamá, Ricaurte Vásquez Morales. El año fiscal de la vía acuática terminará el 30 de septiembre de 2020.

«Me alienta el crecimiento que estamos observando en el segmento de los contenedores, aunque estamos siguiendo atentamente los cambios en las corrientes comerciales mundiales», dijo la Administradora Adjunta Ilya Espino de Marotta. «La ampliación de estas medidas subraya nuestro compromiso ante todo con nuestros clientes».

Los tránsitos en el Canal de Panamá aumentaron de 845 en junio a 933 en julio, y agosto muestra una tendencia similar. El aumento se debió en gran medida al incremento de los tránsitos de buques portacontenedores a lo largo de la ruta de la costa oriental de los Estados Unidos hacia Asia.

La ampliación de las medidas de socorro se produce tras el compromiso del Canal de hacer las inversiones necesarias para asegurar la solución sostenible y a largo plazo de los niveles de agua, fomentando la fiabilidad operacional de la vía acuática en los años venideros.