Las autoridades brasileñas han decidido hundir el buque minero de gran tamaño (VLOC) Stellar Banner del 2016 en la costa de Maranhao. El gigantesco barco acaba de ser declarado una pérdida constructiva total y provocará una importante reclamación al seguro.

El barco, que transportaba mineral de hierro a China, encalló frente a la costa brasileña a finales de febrero cuando el capitán del barco maniobró el granelero en un banco de arena después de que empezara a tomar agua.

El barco fue reflotado la semana pasada después de la extracción de alrededor de 145.000 toneladas de mineral de hierro y 3.900 metros cúbicos de combustible.

La marina brasileña mantuvo que parte de la carga, que permanecerá en el barco, no plantea riesgos para la vida marina y la vida humana. Se han desplegado varios buques, incluyendo un AHTS, un buque de respuesta a derrames de petróleo, buques de apoyo en alta mar y buques patrulleros para vigilar todo el proceso de hundimiento.

Una inspección reciente encontró que el casco del barco sufrió una brecha de unos 25 m pero no hubo ningún derrame de hidrocarburos. El aceite restante en el barco será retirado antes del hundimiento del buque.

La policía federal ha iniciado investigaciones por posibles delitos ambientales relacionados con el accidente del barco.