Se observó que un enorme buque de carga realizaba movimientos anormales cuando estaba anclado cerca de un oleoducto situado en el sur de California. El oleoducto acabó rompiéndose y el crudo resultante llegó a las playas, según los datos recogidos por un importante servicio de navegación marítima.

Los guardacostas estadounidenses habían estado comprobando si el ancla de un buque podía haber roto el oleoducto, que es propiedad de una empresa llamada Amplify Energy. Esta última opera tres plataformas petrolíferas (en alta mar) en Los Ángeles (LA).

Associated Press mostró los datos recogidos durante dos semanas por MarineTraffic, un servicio de navegación de primera calidad, que mantiene un control de las señales de radio que emiten la ubicación de los buque y las embarcaciones cada dos minutos.

Créditos de la imagen: Contramaestre de primera clase Richard Brahm / U.S. Coast Guard District 11 PADET Los Angeles / socalspillresponse.com

Esos datos reflejan que el Rotterdam Express, un buque de carga con bandera alemana de 305 metros de eslora, estaba asignado al fondeadero SF-3, el más cercano al lugar donde se ha producido la rotura de la tubería frente a Huntington Beach. El buque realizó tres veces en dos días movimientos anómalos que parecen haberle hecho pasar por encima de la tubería.

Amplify Energy dijo que no era consciente de un derrame hasta que los trabajadores vieron una mancha de petróleo en el agua el sábado alrededor de las 8:09 am.

El jueves, los guardacostas estimaron que el vertido era de al menos 95.000 litros, y no más de 500.000 litros.

Los guardacostas añadieron que las investigaciones del incidente están avanzando. Parece tratarse de un «siniestro marítimo importante» debido a la probable implicación de un buque y a los daños que pueden superar los 500.000 dólares. Dijo que determinarán si se requieren sanciones civiles, cargos penales o nuevas regulaciones o leyes.

Los guardacostas también han entrevistado a los miembros de la tripulación, así como al capitán, y se les ha permitido acceder al cuaderno de bitácora para comprobar la ubicación del buque.

El cuaderno de bitácora que se actualiza cada hora mostraba que el buque no se movía, lo que demostraba que las sugerencias de MarineTraffic eran engañosas y mostraban una posición errónea.

Más tarde, los guardacostas informaron a la compañía de que el Rotterdam ya no estaba siendo examinado por el incidente. El barco había sido autorizado a partir de Oakland y se dirigía a México.

Los investigadores informaron de que la fuga se produjo a unos 8 kilómetros de la costa, a una profundidad de unos 30 metros.

Martyn Willsher, director general de Amplify, dijo que una sección de 1.219 metros de la tubería se ha desprendido 32 metros, doblada hacia atrás de forma similar a la cuerda de una proa.

Nikolas Xiros, profesor de ingeniería marítima de la Universidad de Nueva Orleans, dijo que una explicación alternativa que podía considerar era que un pirata informático podría haber pirateado el sistema AIS y hacer que pareciera que el Rotterdam Express se movía. También explicó que el transmisor del buque podría haberse desprendido lamentablemente del mástil. Es posible que, de alguna manera, haya caído al agua y haya quedado a la deriva antes de ser recuperado por la tripulación.

Referencia: marketwatch.com