El martes por la noche se puso en marcha una operación de rescate después de que un buque de pasajeros de cabotaje de Hurtigruten perdiera potencia y quedara a la deriva en una zona notoriamente peligrosa de la costa de Noruega.

Según las autoridades, el MS Kong Harald perdió potencia y empezó a ir a la deriva hacia la costa, pero pudo echar el ancla, que mantuvo el buque en su sitio hasta que se restableció la potencia del motor. El buque llegó a Molde (Noruega) para ser inspeccionado y se suspendió la operación de rescate.

Según los informes, el MS Kong Harald llevaba 236 pasajeros y 70 tripulantes a bordo, ninguno de los cuales resultó herido. El buque navegaba desde Kristiansund hacia Hustadvika en el momento del incidente.

El buque se averió en una zona llamada Hustadvika, un tramo de costa notoriamente peligroso en el que el crucero Viking Sky estuvo a punto de encallar tras perder potencia allá por marzo de 2019 con más de 1.300 personas a bordo,

Una actualización el miércoles de la Dirección Marítima de Noruega dijo que el barco perdió energía debido a un fallo en su sistema de suministro de combustible causado por el desgaste.

Al parecer, la energía del motor de babor del buque se cortó poco después de su salida de Kristiansund debido a una fuga de líquido refrigerante. Mientras se realizaban las reparaciones, el motor de estribor del buque también perdió potencia, dejando al buque sin su propulsión principal. La Dirección Marítima de Noruega dijo que el capitán utilizó un propulsor del buque para maniobrar hasta aguas menos profundas donde pudieron fondear.

Aunque parece que la situación con los motores se ha rectificado y se elogió al capitán y a la tripulación por sus acciones, la Dirección Marítima de Noruega dijo que hay varios aspectos del incidente que requerirán un seguimiento adicional.

El MS Kong Harald tiene 11.204 toneladas brutas y capacidad para 590 pasajeros. El buque se construyó originalmente en 1993 y se sometió a una importante remodelación en 2016.